Innovar en España es ahora más complicado que antes, según cuatro de cada diez empresas

  • Actualidad

innovacion

Europa sigue sin percibir a España como un país innovador, según el primer Barómetro sobre Innovación (2021), que acaba de realizar por Kantar para la consultora global Leyton. Para ingleses y franceses, Estados Unidos es el país más innovador, seguido de Alemania, China (para los franceses) y Reino Unido. Además, las propias empresas españolas creen que ahora innovar es más complicado que nunca.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Evento

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

Los datos corroboran esta percepción sobre la innovación en España. Según revela este barómetro, la mayoría de las empresas españolas no cuenta con un departamento específico de Innovación. Menos de un 20% de las pequeñas empresas y un 39% de las grandes tiene un equipo dedicado a la innovación y la I+D en España. Además, este equipo no supera las 10 personas en el 59% de las grandes empresas.

El nivel de innovación de pymes y grandes empresas en España es muy similar. El estudio lo sitúa en un 6,2 y un 6,8 sobre 10, respectivamente. En general, la actividad se centra sobre todo en el software en más de un 50% de los casos, al igual que en Reino Unido, por ejemplo. Producción y Marketing son los dos departamentos claves en la innovación tanto en pequeñas como en grandes empresas.

En 2020, sólo un 11% de las pymes aumentó su presupuesto de innovación, mientras un 26% lo redujo. Si nos centramos en las grandes empresas, esta partida se incrementó un 26%, si bien  el presupuesto fue inferior al del ejercicio anterior en un 13% de los casos.

El 29% de las pymes y el 35% de las grandes empresas destinaban en 2019 entre un 1 y un 3% de su presupuesto a la innovación.

El impacto de la pandemia
Según los datos de este informe, la innovación era una asignatura pendiente en España ya antes de la pandemia, pero esta ha tenido un fuerte impacto negativo, especialmente para las grandes empresas: el 29% de las empresas han aplazado sus proyectos de innovación a consecuencia de la pandemia, e incluso el 24% de las grandes empresas los han cancelado. “El plan de innovación ha cambiado en un gran número de empresas a causa de la crisis sanitaria. Muchas empresas han puesto en suspenso sus proyectos, siendo cautelosos ante la situación actual provocada por el coronavirus”, explica David Parra, el CEO de Leyton Iberia.

Falta de apoyo a la innovación
No solo la pandemia ha frenado la innovación. La falta de un ecosistema innovador reprime a las empresas en esta materia. En este sentido, el estudio asegura que sólo el 8% de las empresas cree que en España hay un ecosistema innovador favorable, y sólo el 16% de las pequeñas empresas considera que España apoya a la innovación. Este porcentaje se eleva algo al preguntar a las grandes empresas. Un 28% piensa que España apoya la innovación y que juega un papel importante en el acceso de la innovación a financiación privada.

El 84% de las empresas pequeñas que creen que no se apoya a la innovación en España, justifican esa afirmación “por lo complicado que es acceder a las ayudas públicas”. Otras razones, tanto para pymes como para grandes empresas, son la falta de un entorno innovador; la escasez o el alto coste del talento; y las dificultades de acceso al mercado y a las ayudas privadas.

El barómetro revela también que para el 40% de las pymes y para el 47% de las grandes empresas innovar es más complicado que nunca.

Innovar les resulta complicado pero las empresas reconocen que es necesario para su competitividad. Para el 25% de más organizaciones, la eficiencia de las operaciones y la diferenciación competitiva son los principales motivos para innovar.

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es también una de las aspiraciones para innovar para el 11% de las grandes empresas. Esta variable no aparece en las pymes, pero curiosamente, el 90% de las pequeñas empresas creen que apostar por políticas de innovación medioambiental y social será fundamental para seguir siendo competitivo. El 94% de las grandes empresas piensan que esa apuesta es importante.