España tendrá una red nacional de polos de innovación

  • Estrategias digitales

Red innovacion - AMETIC

AMETIC acaba de presentar la iniciativa Ricardo Valle Innovation Network (RVIN), un proyecto que persigue la constitución de una red de polos de innovación empresarial. El primero de ellos, situado en Málaga, surge con unas expectativas elevadas de impacto en la economía andaluza, ya que se estima que impulsará la creación de 3.000 empleos en empresa y un 15% de aumento en la facturación de las compañías en esta región.

Recomendados: 

Fondos NextGenEU para modernizar las AA.PP. ¿Qué sabemos hasta ahora? Webinar

Transacciones electrónicas europeas: cumpliendo con eIDAS Webinar

Impacto del COVID-19 en la Contratación Pública de TI Webinar

La patronal del sector tecnológico más veterana, AMETIC, acaba de presentar el que es probablemente su iniciativa más ambiciosa de los últimos años: el proyecto de creación de una red española de polos de innovación empresarial de primer nivel, basada en un modelo inspirado en el Instituto Fraunhofer alemán, con el fin de ganar competitividad, atraer inversiones y fomentar la creación de nuevas empresas de base tecnológica.

La iniciativa, a la que están invitados a participar parques tecnológicos y científicos, universidades, centros tecnológicos y pymes, ha sido presentada por Pedro Mier, presidente de la asociación, quien ha destacado que es una iniciativa de apoyo a “la reindustrialización, el crecimiento y el fortalecimiento de las empresas, asegurando su competitividad futura mediante innovación disruptiva; digitalización y sostenibilidad”, y ha explicado que “estará liderada por empresarios y empresa, tiene vocación de colaboración privado-público”.

La red se llamará Ricardo Valle Innovation Network (RVIN), en honor al Ingeniero en Telecomunicación malagueño, Medalla de Oro de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de Madrid y fundador de la Escuela Técnica Superior de Telecomunicaciones de Barcelona.

El proyecto se apoyará en una red de centros de innovación tecnológicos, cuyo primer nodo es Málaga. Su nombre será Instituto Ricardo Valle de Innovación (IRV) y “servirá de modelo y estímulo para otros”, ha señalado la asociación.

Este primer nodo centrará su actividad la innovación y desarrollo aplicado al mercado de microelectrónica, tecnologías digitales, como la inteligencia artificial, y redes avanzadas 5G+. Su objetivo será colaborar en red para crear valor y el primer esfuerzo será en el campo de los semiconductores, con el objetivo de transferir soluciones al sector, debido a la escasez de microprocesadores en el mercado.

El impacto estimado del proyecto en la economía de Andalucía para los próximos diez años se traducirá en más de 500 millones de euros en atracción de Fondos Europeos; más de 3.000 empleos creados en empresas; un aumento en un 15% de la facturación de las compañías de la región; 1.500 millones en inversión directa público-privada, una mejora en más de un 60% de la atracción de empresas internacionales y un incremento de la inversión privada en I+D+i de 1.000 millones de euros.

Con esta iniciativa se pretende también que la industria española aproveche las oportunidades que se abrirán en los próximos años en áreas como el vehículo eléctrico y conectado, el IoT, edge computing, etc.

Como muestra la imagen superior, durante la presentación de la iniciativa, el presidente AMETIC ha estado arropada por Teresa Riesgo, secretaria general de Innovación del Ministerio de Ciencia e Innovación; Rogelio Velasco, consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía; Francisco de la Torre, alcalde de Málaga; Ezequiel Navarro, CEO de Grupo Premo; Pablo Cortés, secretario general de Empresa, Innovación y Emprendimiento de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, y Susana Carillo Aparicio, primera teniente de alcalde de Ayuntamiento de Málaga y delegada de Innovación y Digitalización.