Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La tecnología, desencadenante de la guerra comercial entre China y Estados Unidos

  • Actualidad

Estados Unidos China

La guerra comercial entre China y Estados Unidos se intensifica. Tras el anuncio de la Administración Trump de imponer más aranceles a algunos productos chinos, Pekín ha anunciado represalias. La tecnología ha sido el desencadenante del clima de tensión que amenaza al comercio internacional.

  Quizá te interese...

La guerra comercial entre Estados Unidos y China se intensifica. Pekín ha anunciado que va adoptar “las contramedidas necesarias” para responder a la decisión de Estados Unidos de imponer nuevos aranceles por valor de 200.000 millones de dólares en productos chinos. En opinión del Gobierno asiático, esto es “totalmente inaceptable” y ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para “trabajar de manera conjunta” en la defensa de un comercio libre.

La guerra comercial, que amenaza con desestabilizar el comercio internacional, comenzó hace meses, cuando Donald Trump, presidente de Estados Unidos, acusó a China de “haber intentado sistemáticamente apropiarse de manera indebida de la propiedad intelectual de Estados Unidos a través de requisitos de empresas conjuntas, normas de licencias tecnológicas desleales o compras de empresas de tecnología estadounidenses” de manera ilegal.

Esto llevó a Estados Unidos a imponer más aranceles a otros productos chinos por valor de más de 50.000 millones de dólares. La intención de Donald Trump ha sido gravar aquellos productos que China considera estratégicos, como son los de alta tecnología. Es más, su plan “Made in China 2025” se centra en modernizar el tejido industrial chino a través del desarrollo de tecnologías de la información, la robótica, la biotecnología o los coches electrónicos. Cabe señalar que China produce el 70% de los teléfonos móviles, ordenadores portátiles o equipos de telecomunicaciones de todo el mundo.

Y mientras, el mundo mira con preocupación cómo se desarrollan los acontecimientos.

Estados Unidos también tiene otro frente abierto en lo que al comercio internacional se refiere. En este caso es con la Unión Europea. Donald Tusk, presidente de la UE, ya ha advertido que “Europa tiene que estar preparada para los peores escenarios posibles” en materia de comercia internacional.