Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Edge computing, en el núcleo central del cambio en el centro de datos

  • Actualidad

tendencias data center

La innovación en edge computing será fundamental en la evolución de los centros de datos en 2019, que será un año marcado también por la normalización de las arquitecturas, mejoras en la refrigeración y sistemas de alimentación ininterrumpida más inteligentes. La falta de competencias en este ámbito seguirá siendo todo un reto.

Éstas son las tendencias que veremos en los centros de datos en 2019.

- Simplificación del edge: un extremo de red más inteligente, más sencillo y autosuficiente converge con las tendencias como Internet de las cosas (IoT) y el inminente despliegue de las redes 5G, para acercar al usuario final una informática más potente y de latencia más baja. 

Para muchas empresas, el edge se ha convertido en la parte más crucial de su ecosistema digital. Los sistemas de infraestructura inteligente con capacidades de aprendizaje automático trabajando en tándem con el análisis basado en la nube están cambiando radicalmente la manera de plantearnos el edge computing y sus servicios asociados. El resultado será un extremo de la red más robusto y eficaz con visibilidad y capacidades de auto-recuperación ampliadas y requisitos mínimos de gestión activa.

- SAI más inteligentes y eficaces: nuevas alternativas de baterías ofrecerán oportunidades para la adopción generalizada de SAI capaces de interacciones más alineadas con la red eléctrica principal. A corto plazo, esto se traducirá en capacidades de “peak shaving” y gestión de carga. Con el tiempo, veremos a las empresas utilizar parte de la energía almacenada en sus SAI para ayudar en el funcionamiento de la red eléctrica a las compañías públicas de suministro. El almacenamiento estático de toda esa energía se considera desde hace tiempo una fuente potencial para generar ingresos. Estamos cada vez más cerca de las aplicaciones de uso corriente.

- Avance en estandarización: los centros de datos, incluso en el momento del diseño modular y prefabricado, siguen siendo demasiado complejos para esperar una estandarización completa de los equipos.  No obstante, existe interés en dos frentes: la estandarización de los componentes del equipo y la normalización de las arquitecturas de los centros de datos. Esto último se manifiesta en el uso de tipos de productos y arquitecturas consistentes, con diferencias regionales, para mantener la simplicidad y el bajo coste de los mismos. En ambos casos, el objetivo es reducir los costes de los equipos, acortar los tiempos de despliegue y entrega, así como simplificar el servicio y el mantenimiento.

- Procesadores de alta potencia y refrigeración avanzada: A medida que aumentan los índices de uso de procesadores para ejecutar aplicaciones avanzadas como el reconocimiento facial o el análisis avanzado de datos, surge la necesidad de enfoques innovadores sobre la gestión térmica de los procesadores. La refrigeración líquida directa en los chips, que consiste en una inmersión parcial o total del procesador o de otros componentes en un líquido para disipar el calor, está convirtiéndose en una solución viable. Aunque su uso es más común en configuraciones de informática de alto rendimiento, los beneficios (que incluyen mejores prestaciones del servidor, una mayor eficacia en altas densidades y unos costes de refrigeración reducidos) justifican una reflexión más profunda del tema. Otra área de innovación en la gestión térmica es la refrigeración extrema sin agua, que se configura como una alternativa cada vez más popular a la tradicional con agua refrigerada.

Además, con una plantilla cercana a la edad de jubilación, la falta de programas de formación en línea con la evolución del edge y los centros de datos está creando auténticos retos para el personal que los administra en todo el mundo. Esto desencadenará acciones paralelas en 2019. Por una parte las organizaciones empezarán a cambiar su estrategia de contratación laboral para los centros de datos, y los programas tradicionales de formación evolucionarán hacia una capacitación más ágil y específica para cada tarea, con orientación hacia el edge. Por otra, las empresas recurrirán al aprendizaje automático y a los sistemas inteligentes para simplificar operaciones, preservar el conocimiento institucional y hacer posibles un servicio y un mantenimiento más predecibles y eficaces.

Éstas son las predicciones de Vertiv, especialista en la resolución de los retos de centros de datos, redes de comunicación e instalaciones comerciales e industriales.