Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cinco motivos por los que va crecer el uso del voto electrónico

  • Actualidad

https Internet cifrado

¿Se impondrá el voto electrónico en el futuro? Scytl así lo cree por los beneficios que puede aportar desde el punto de vista de la eficiencia, pero también porque es casi un 50% más barato que los sistemas presenciales. El especialista en soluciones para procesos electorales ha reunido las que considera que son las cinco principales ventajas del voto electrónico.

Las soluciones de voto electrónico ayudarán a los gobiernos a desarrollar procesos electorales fiables, transparentes, sostenibles e inclusivos, según Scytl, especialista en soluciones de recuento de voto.

La compañía, que formó parte de la UTE elegida para llevar a cabo la contabilización de votos en los últimos comicios nacionales, sostiene que la votación por Internet será clave para la evolución de los sistemas electorales en el futuro.

La empresa ha seleccionando los cinco grandes beneficios de las soluciones de votación online:

- Reducción de costes y aumento de la eficiencia: uno de los principales beneficios del sistema de voto electrónico es la reducción de costes y el aumento de la eficiencia para los gobiernos. Por ejemplo, según el estudio realizado por Estonia, el voto online es casi un 50% más barato que la votación manual en distintos centros. Además, da la oportunidad al ciudadano de votar desde cualquier lugar y dispositivo con acceso a internet (PC, tablet, smartphone, etc), permitiendo a los gobiernos ahorrar en la logística necesaria para el registro de los votantes, distribución y recogida de papeletas, consiguiendo además llevar a cabo un recuento y publicación de resultados más rápidos y precisos.

- Seguridad integral en todo el proceso: otro punto fundamental es la seguridad que supone el voto por internet, avalando la privacidad de los votantes con los más altos estándares y niveles de confidencialidad e integridad.

Todo sistema de voto electrónico debe implementar mecanismos de protección de la privacidad en integridad, desde el mismo dispositivo del votante (cifrado extremo a extremo), pasando por el recuento anónimo, hasta la capa más reciente asociada a la privacidad a largo plazo. Esta última representa un nivel de cifrado extremadamente complejo e innovador, con el objetivo de evitar que el voto sea corrompido por los ordenadores cuánticos de próxima generación, los cuales serán capaces de descifrar datos almacenados en tecnologías tan avanzadas como blockchain.

- Transparencia electoral: una de las principales preocupaciones de la introducción del voto electrónico es la reducción de la transparencia que ofrece el voto tradicional basado en el voto en papel.

En este sentido, se deben diseñar e implementar mecanismos electrónicos, basados en modelos matemáticos, que permitan un nivel de auditoría transparente similar e incluso superior al que se puede realizar en elecciones tradicionales, tanto por parte de los votantes como de observadores independientes.

- Freno ante la caída de participación ciudadana y accesibilidad para todos: según recientes estudios llevados a cabo por la firma, el voto por internet ayuda a frenar el descenso en la participación ciudadana y evita la pérdida de votos remotos. Además, el voto online es una gran solución que fomenta la accesibilidad, permitiendo ejercer el derecho a voto desde cualquier lugar, de forma sencilla y cómoda, y garantizando procesos cada vez más participativos e inclusivos para personas con discapacidades.

- Sostenibilidad con el medioambiente: el voto electrónico es una gran herramienta para garantizar un futuro más sostenible. Por ejemplo, en España se imprimen cerca de 1.600 toneladas de papeletas, lo que equivale a 22.500 árboles. Con la implementación del voto electrónico, se evitaría disponer de toda la infraestructura para la impresión, traslado y recogida de las papeletas, impulsando la sostenibilidad del país. Desde el punto de vista del ciudadano, al votar desde cualquier sitio y con un dispositivo que tenga acceso a Internet, no sería necesario desplazarse hasta los colegios electorales, reduciendo así el impacto que tienen estos traslados en el medio ambiente.