Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

5 prácticas para que los ejecutivos lideren la transformación digital

  • Actualidad

Los líderes que preparan a su plantilla para la digitalización consiguen sus objetivos en un 93% de las ocasiones, mientras que el porcentaje de éxito entre aquellos que ignoran al empleado es tan solo del 15%.

La principal clave para digitalizar un negocio no está en la tecnología, sino en los trabajadores. En cómo una plantilla al completo, y de forma individual, es capaz de añadir a su rutina las nuevas habilidades digitales. A partir de ahí se puede sacar verdadero valor de la transformación, pero esto no será posible si el líder del grupo no hace ver a su personal que las nuevas capacidades les hará mejores.

Al menos ésta es la tesis que sostuvo en su visita a Madrid Mark Dorsett, Vicepresidente Ejecutivo de PROSCI, una compañía de soluciones de gestión del cambio. El ponente apostó por aquellos ejecutivos capaces de concienciar a sus empleados de que la transformación digital comienza con ellos. Una tarea nada fácil que Dorsett desglosó a través de cinco puntos:  

A (Awareness) - Debe existir una conciencia de cambio. Explicar al personal por qué vamos a cambiar. 
D (Desire) - Una vez concienciados, los trabajadores expresarán el deseo de participar en ese cambio.
K (Knowledge) - La plantilla ha de saber cómo va a cambiar su puesto de trabajo. No se trata de mandar al empleado a una formación, sino de crear nuevas normas de trabajo. 
A (Ability) - Implementar las nuevas habilidades y comportamientos necesarios.
R (Reinforcement) - Reforzar lo aprendido para mantener el cambio. 

Cinco puntos clave apoyados por informes como el Six Times Chart, que demuestra que aquellos proyectos que realizan un gran trabajo para preparar a su plantilla para la digitalización consiguen sus objetivos un 93% de las veces, mientras que el porcentaje de éxito entre aquellos que ignoran al empleado es tan solo del 15%. 

El ponente lo explicó así: "Oigo siempre las tres mismas cosas: transformación, agilidad y digitalización, pero si le pregunto a diez personas distintas qué significan estas palabras, probablemente reciba 10 respuestas diferentes. ¿De verdad sé cuál es el valor real de mi proyecto para una compañía en cuestión? Yo puedo tener un proyecto de digitalización y venderlo mediante 'las tres Ds' [diseño, desarrollo y entrega (deliver)], pero si no tengo en cuenta a las personas de esa empresa, no seré capaz de sacar un valor del proyecto", sentenció.

Efectivamente, las personas son lo más importante en el proceso de digitalización. Por ello es fundamental que un líder sea ducho en la movilización de sus empleados. "Existen cuatro áreas específicas en el ecosistema digital: interacción con el cliente, ventas globales, investigación e innovación y suministro. La manera en que interactuamos con los trabajadores de estas cuatro áreas es más importante que la tecnología a desarrollar", dijo Dorsett al respecto.

El potencial de la tecnología, por tanto, sólo es útil en la manera en que la gente la usa. Si no somos capaces de comprender los comportamientos centrales de las redes de clientes o de convertir datos en activos, seremos más caóticos que útiles. Por ello la compañía debe cambiar desde los propios empleados. "La digitalización está mucho más relacionada con nuestra actitud que con la tecnología que vamos a usar", concluyó el ponente.