Más de la mitad de las empresas españolas afirman haber invertido en IA generativa

  • Estrategias digitales

Inteligencia Artificial

Las empresas españolas están preocupadas por la baja calidad de la tecnología GenAI. Las principales prioridades de inversión tecnológica en 2024 son la automatización de la gestión y la seguridad de la infraestructura, el control de la gestión unificada para todos los recursos de infraestructura y la implantación de GenAI.

  Recomendados....

Gestión de la ciberseguridad: de la automatización inteligente a la IA generativa 
Observatorio ITDS
Cómo combatir las amenazas desconocidas con tecnologías Cisco Ver
Identidades digitales, centro de la estrategia
de ciberseguridad. 
Observatorio ITDS

Un estudio de IDC publicado por Lenovo destaca que las empresas invierten cada vez más en tecnología de inteligencia artificial (IA) y se estima que en 2024 el gasto interanual crecerá un 61%.

Aunque la IA generativa haya originado el boom actual de la IA, todas las variantes de IA se están beneficiando de ella. De hecho, La IA generativa (con un 25% de la inversión) recibe la misma proporción de inversión que la IA interpretativa (25%) y el aprendizaje automático (25%).

La mayoría de empresas europeas están incorporando la IA generativa en sus estrategias, procesos y ofertas. El 57% ya han invertido en este ámbito y un 40% adicional está planificando invertir en el próximo año, mientras que únicamente el 3% no tiene planes de adoptar la tecnología. Diversas organizaciones en la región EMEA planean implementar estrategias de IA para favorecer la nube híbrida (48%) o privada (24%).

El interés por la IA varía de un sector a otro, aunque la mayoría coincide con respecto a su potencial. Las empresas de fabricación son las que mayor entusiasmo muestran, puesto que un 47% describe la IA como “revolucionaria”.

Organizaciones en todos los sectores ya han invertido en IA generativa, incluyendo la mitad (50%) de las administraciones públicas, el 65% del sector de las telecomunicaciones y el 67% de la banca, los servicios financieros y los seguros (BFSI). Entre los diferentes sectores también existe un reconocimiento generalizado de la importancia de la informática edge para la IA y, por este motivo, empresas de todas las verticales han aumentado sus inversiones, hasta un 29% en fabricación y un 60% en el sector de telecomunicaciones.

La IA en España

En EMEA hay un aumento del 61% en el gasto previsto en IA para 2024 en comparación con 2023. Mientras que los encuestados en Francia (58%) y los Países Bajos (56%) son los más propensos a considerar que la IA es una tecnología que puede "cambiar las reglas del juego", en España solo el 38% lo considera así. De hecho, en España la actividad de inversión en GenAI es más modesta, con una 54% de las empresas que afirman haber invertido en IA generativa, mientras el 44% planea hacerlo.

Las principales prioridades de inversión tecnológica en 2024 son la automatización de la gestión y la seguridad de la infraestructura digital, el control de la gestión unificada para todos los recursos de infraestructura digital y la implantación de GenAI. España (71%) es el país que otorga más importancia al desarrollo de habilidades de los empleados, identificándola como prioridad ante los avances de la GenAI.

Según la encuesta, para las empresas españolas, las principales áreas tecnológicas y empresariales afectadas por la IA son la automatización y robótica inteligentes, el procesamiento del lenguaje natural y chatbots y el mantenimiento predictivo e IoT.

Las empresas españolas están especialmente preocupadas por la baja calidad de la tecnología GenAI, tanto si los problemas se derivan de las limitaciones tecnológicas inherentes como de la debilidad de las bases de datos. Entre los principales retos a la hora de adoptar GenAI, las empresas españolas destacan la escasa gobernanza y alfabetización de datos, el sesgo de los algoritmos y la vigilancia de posibles usos indebidos.

Para las empresas españolas, los principales retos de la implantación de la inteligencia artificial son la preocupación por la pérdida de puestos de trabajo, la dificultad para mantenerse al día de los requisitos tecnológicos de la IA y la falta de apoyo para implantar con éxito la automatización.