La escalabilidad de la tecnología cloud impide que se derrumbe el sector turístico

  • Cloud

turismo

Representantes de las grandes empresas del sector turístico español como Vueling, Meliá Hoteles o TUI Musement han explicado cómo la tecnología cloud ha salvado esta industria durante la pandemia por su gran escalabilidad y las posibilidades de analítica de datos, en una charla virtual organizada por Amazon Web Services.

Recomendados: 

Domina la complejidad en el cloud Leer

Capacidades críticas para la monitorización de los microservicios Leer

Los últimos meses han sido complicados a nivel personal, sanitario y empresarial. Sin embargo, algunas empresas como Amazon Web Services han ayudado a gestionar esta situación apoyando a las empresas tanto con créditos como con servicios. Muchas organizaciones han utilizado la tecnología para emprender proyectos escalables en la nube ya que, de un día para otro, miles de personas tuvieron que migrar al teletrabajo.

El mundo del turismo se ha visto muy afectado por las restricciones y la cancelación de los viajes. Aunque ha sido uno de los sectores más solidarios ofreciendo servicios para trabajadores y sanitarios cuando ha hecho falta. Además, esta situación les ha dado la oportunidad de enfrentarse al futuro y ha puesto de manifiesto la importancia de la tecnología. “El 88% de los ejecutivos del turismo aseguran que la transformación digital es más importante hoy que nunca. Nuestros clientes han utilizado la nube de Amazon para responder de manera casi inmediata a una dinámica de mercado tan cambiante”, señaló Miguel Álava, director de Amazon Web Service durante la ponencia.

La nube ha tenido todo el protagonismo durante esta pandemia para las empresas que necesitaban tanto infraestructura como necesidad de escalar y relanzar nuevos productos y servicios. Por eso, la covid-19 ha puesto de manifiesto a la tecnología como eje central en  la transformación de los negocios.

Meliá es una de las compañías que ha aprovechado la innovación tecnológica para disminuir sus gastos durante los meses más duros de la pandemia. Esta empresa hotelera presente en más de 40 países, que fue la primera de Europa en vender habitaciones por internet, cerró hoteles y sedes comerciales escalonadamente. “La oficina de Shanghái cerró junto con todos los hoteles de China, pero pensábamos que esta clausura iba a ser muy local y que duraría unas semanas. Nunca habíamos tenido que cerrar tantos hoteles y tantas operaciones con ingresos cero”, dijo Christian Palomino, Global IT vice president de Meliá Hotels International.

A la vez que eso sucedía tuvieron que dar respuesta a los clientes sobre cómo cancelar sus vacaciones o cómo retrasarlas y dar claves a los empleados sobre su propia salud. Sin embargo, estaban preparados para afrontar todos retos gracias a la transformación que llevaban años realizando.

La compañía tiene un sistema de alertas que avisan cuando pasan más de varios minutos sin recibir reservas que no pararon de sonar durante los primeros meses de la pandemia. “Entonces movimos todas las consultas y servicios a la nube de Amazon Web Services y así pudimos alinear el consumo a la demanda. En junio tuvimos un pico de 2.000 reservas diarias. Como teníamos la infraestructura en cloud que nos permitía escalar, pudimos asumir este pico de demanda repentino”, señaló Palomino.

La vuelta a los hoteles Meliá ocurrió de manera segura porque el año pasado consiguieron agilizar el check-in con face recognition, el software de reconocimiento facial de Amazon con el que los clientes no han de relacionarse con nadie y disfrutar de su estancia en el hotel sin acercarse al front office. “Lo usábamos para la llegada de grandes grupos y ahora con la pandemia nos ha ayudado muchísimo a evitar contactos innecesarios”, destacó Palomino.

Reducción de costes

Otra de las empresas turísticas que tuvo que cambiar totalmente su modelo de negocio es Webbeds. Esta organización, creada en 2013, está formada por un conglomerado de plataformas. Disponen de 350.000 hoteles y 12.000 destinos y los empleados están distribuidos en cientos de oficinas por todo el mundo.

Como tienen servicios comerciales por todo el planeta, los empleados fueron viendo como se esparcía el impacto de la covid-19 y cómo fue cambiando la demanda. “Había picos de demanda muy extraños, nuestro CEO se quedó atrapado en Tailandia y fue bastante complicado adaptarnos al tráfico porque las empresas no querían parar la actividad. Esto nos forzó a mantener el nivel de servicio con cero ventas.”, explicó Gabriel Pérez, Head of Platform Engineering de Webbeds.

La unidad de negocio necesitaba seguir operativa, pero bajando los costes. Es decir, hacer lo mismo de antes pero más barato. “En ese momento movimos varias cargas de trabajo a Amazon porque teníamos un data services on premise. Nos enfocamos en bajar los costes e hicimos un esfuerzo enorme para mezclar las máquinas sin poner más dinero por adelantado.

Reconfiguramos las dos plataformas comerciales de todo el grupo”, añadió Pérez. Los costes mensuales se disparaban porque no tenían reservas, pero consiguieron reducir al 50% el coste de la plataforma, es decir, hacer una optimización enorme sin hacer ningún esfuerzo financiero. “Ahora tenemos el 100% de la plataforma en spot algo arriesgado porque hay que hacer software nuevo y muchas cosas nuevas, pero ahora veremos los beneficios a largo plazo, no solo para la pandemia”, prosiguió Pérez.

Aerolíneas y comercio electrónico

Las aerolíneas han sido uno de los sectores más perjudicados. Vueling es una compañía nativa digital desde su nacimiento en 2004 y la transformación digital ha sido uno de sus ejes más importantes pero, como todas las empresas aéreas tuvieron que cancelar sus vuelos de la noche a la mañana. “En la primera fase de la pandemia nuestro principal objetivo fue mantener una conectividad mínima pero garantizada, y ser un servicio social necesario para el traslado de materiales, órganos, repatriación de personas, personal sanitario, etc. El reto de ahora es la incertidumbre de la evolución de la pandemia aunque vemos esperanza con las vacunas”, afirmó Rita Barata da Silva, Director Analytics & Innovation de Vueling.

Ahora todos sus procesos de planificación se cambian cada semana cuando antes se cambiaban cada año. En Vueling aseguran que las tripulaciones vuelen un número de horas mínimas para mantener sus certificados, tienen una gran parte de la flota aparcada y mantenemos una mínima parte activa. Además ofrecen flexibilidad para cambiar el destino o cancelarlo. Para llevar a cabo todos estos cambios, la adaptabilidad y la agilidad han sido fundamentales. “Hemos utilizado analítica de datos que vienen de distintas fuentes y están desestructurados. Esta estrategia ha sido fundamental para ver cómo se evoluciona en distintos mercados, y así ofrecer una experiencia de compra más tranquila a los clientes “, añadió Barata da Silva.

Otra empresa afectada por la pandemia ha sido Tui Musement,  una de las líneas de negocio del grupo TUI que tiene agencias de viajes, cruceros y turoperadores. Es una plataforma que recopila y distribuye los tours de actividades que en marzo quedó completamente paralizada. “Es la mayor crisis que como grupo habíamos enfrentado porque hemos cerrado operaciones en todos los destinos y tuvimos que repatriar a 200.000 personas y 3.000 empleados de los destinos más remotos”, comentó Victoriano Francisco, Head of IT – Colleague Computing de TUI Musement.

Esta empresa tenía una situación operativa robusta y en pocos días pasó a ser nula. Cotejaron todas las salidas del dinero y redujeron sus nuestros costes fijos al mismo tiempo se preparaban para el futuro. “El 16 de marzo empezamos a buscar la eficiencia con el grupo interno para reducir el gasto con entornos prescindibles, bajar la escala de los sistemas y estar menos dimensionados con los picos y haciendo eso bajamos poco a poco los costes”, destacó Francisco.

El beneficio fue inmediato porque redujeron los costes en un 50% en dos semanas. “Eliminamos los sistemas innecesarios como el que te detecta cuando va a llegar tu transfer y lo recortamos”, espetó el participante. También pensaron en cómo acelerar la transformación digital. A largo plazo escalaron hacia arriba cuando se recuperaba el negocio en junio. Fueron capaces de adaptarse de manera rápida y eficiente a las variaciones que iban ocurriendo en el mercado. “Quisimos acelerar nuestra migración al cloud y pasamos de tener un objetivo a 2022 a un objetivo 2020 ya que a día de hoy, hemos migrado todos nuestros sistemas al cloud”, concluyó Francisco.