Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El mercado de la agricultura digital crecerá casi un 10% entre 2020 y 2021

  • Estrategias digitales

Agricultura digital

Uno de los últimos estudios de MarketsandMarkets señala que el mercado mundial de tecnología para digitalizar la agricultura incrementará su cifra de negocio en un 9,9%. Por tanto, pasará de generar unos ingresos de 5.600 millones en 2020 a 6.200 en 2021.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Los expertos de MarketsandMarkets creen que el mercado de la agricultura digital será testigo de un crecimiento significativo debido al aumento de la población y la creciente demanda de productos agrícolas en todo el mundo.

Contribuirán a que esto sea posible una mayor mecanización agrícola y el desarrollo de infraestructura que impulsa la digitalización entre los agricultores. Además, el coronavirus puede estimular esta evolución ya que es probable que hay escasez de mano de obra y problemas en la las cadenas de suministro que podrían ser subsanados con una agricultura más digital.

El informe apunta a que el mayor crecimiento de la demanda se producirá en los sistemas de mapeo de campos porque permite a los agricultures monitorizar todas sus plantaciones y planificar mejor sus procesos.

Digitalizar los sistemas de regadío
A nivel local, los últimos datos de que disponemos es que el 75% de los agricultores españoles prevé optimizar su tecnología de regadío durante los dos próximos años, según un estudio de la compañía israelí Manna Irrigation Intelligence, que desde 2017 ha desarrollado pruebas piloto de una nueva tecnología para optimización del riego en 3.200 hectáreas de nuestro país y en más de 50 cultivos diferentes. De acuerdo con los datos obtenidos en estas pruebas, la adopción de nuevas tecnologías para la toma de decisiones de programación del riego puede reducir entre un 7 y un 30% el consumo de agua. Así, en el caso de los almendros, la mejora de la eficiencia de consumo es del 18%, un 15% para tomate de industria, un 10% para algodón y hasta un 23% en el caso del maíz, lo que puede reducir, en el caso de los cereales, hasta un 15% los costes de producción.

Esta empresa opina que, aunque España se sitúa en la élite, junto a Estados Unidos y Australia, en el uso racional del agua, la utilización de herramientas capaces de definir necesidades concretas con una alta precisión permitiría prácticamente rozar el 100% de eficiencia del riego. Actualmente, estas ratios son de un 50% en el caso del riego a manta (anegación del terreno), 75% en la aspersión, 80% para la modalidad denominada PIVOT (riego mecanizado) y 95%, en el caso del riego por goteo.

En este sentido, y según estima Manna, España tiene que dar el siguiente paso y evolucionar desde los sistemas actuales, basados en sensores de suelo o de planta, hacia la siguiente generación de herramientas de optimización del riego. Además, la sofisticación y altos costes de mantenimiento de los sistemas basados en sensores conllevan que su uso quede restringido a productores agrícolas con grandes plantaciones.