Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La innovación empresarial avanza hacia modelos de colaboración abierta distribuida

  • Estrategias digitales

Innovacion

Un estudio de Capgemini y el MIT profundiza en cómo debe ser la innovación digital para que realmente las empresas puedan conseguir una ventaja competitiva. Para que esta fluya en las organizaciones, los autores sugieren que se deben transformar los procesos y capacidades para poder combinar con éxito las diferentes fuentes de innovación, internas y externas, en un modelo híbrido de colaboración abierta distribuida.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

La introducción de tecnologías como Internet de las Cosas o la inteligencia artificial abre oportunidades de negocio para aquellas empresas que son capaces de innovar digitalmente. Sin embargo, la implantación con éxito de estas innovaciones requiere que las organizaciones lleven a cabo una profunda transformación de los sistemas de innovación empresarial, incluidos sus procesos y sus capacidades para la coordinación de fuentes externas diversas, como universidades, startups, terceros y crowdsourcing, en un modelo de colaboración abierta distribuida.

Así lo sostiene un estudio de Capgemini y el MIT, que dibuja un contexto con retos pero en una clara evolución en positivo: las empresas siguen ampliando su inversión en transformación digital, y el 62% de ellas afirma que han invertido “más” o “mucho más” en innovación digital en comparación con cinco años atrás. Esta inclinación hacia lo digital es incluso más pronunciada cuando se evalúan los proyectos de empresa de mayor éxito. Así, el 95% de los directivos encuestados contestó que sus proyectos más fructíferos fueron esencialmente digitales y, en este sentido, en los últimos años también se ha observado cómo una nueva oleada de tecnologías digitales (IA, IoT, realidad virtual y aumentada (RA/RV), 5G y otras) ha dado origen a innumerables oportunidades de negocio para seguir innovando.

Modelo de innovación híbrido, que combina fuentes
Según el estudio, el 94% de las 320 grandes empresas encuestadas utiliza dos o más fuentes externas de innovación y destaca que esta ha pasado a ser la norma en la actualidad. Las nuevas capacidades requeridas para aprovechar las oportunidades ofrecidas por la innovación no siempre están disponibles internamente, por lo que las grandes empresas deben buscar y acceder a ellas allá donde estén. Sin embargo, el estudio también pone de manifiesto que las empresas no están abandonando sus fuentes internas, ya que ofrecen numerosas ventajas. Cuando se han utilizado fuentes internas, el 87% de los proyectos de la empresa generó una ventaja que se mantuvo en el tiempo. En comparación, solo el 60% de los proyectos basados en fuentes externas produjo una ventaja competitiva persistente, y en el 40% de las ocasiones, competidores o agentes externos los igualaron o superaron. Para explorar satisfactoriamente nuevas tecnologías o nuevos mercados, procesos o modelos de negocio, las grandes empresas deben utilizar una combinación de innovación interna y externa, si quieren tener éxito.

El informe recomienda seguir los tres pasos siguientes en el marco de la innovación: primero, identificar las competencias tecnológicas que pueden ser clave para el futuro; crear una arquitectura, para desarrollar nuevas fuentes de innovación y poder gestionarlas y, finalmente, desarrollar procesos de transferencia, diseñando una hoja de ruta que establezca de forma clara cómo se van a incorporar a la empresa, a medio y largo plazo, las capacidades y competencias desarrolladas externamente.

En todo caso, este trabajo concluye que no existe único modelo “bueno” de innovación aplicable a todos los casos. Como explica el Dr. Neil Thompson, del MIT, “las empresas deben estudiar qué tecnologías van a necesitar y las capacidades que les ayudarán a conseguir su implantación, y construir su sistema de innovación sobre esa base. Para acceder a conocimientos especializados fuera de lo corriente y de vanguardia es necesario disponer de una cartera variada de fuentes externas de innovación. Para convertir esas capacidades en una ventaja competitiva duradera, será necesario incorporar el mayor número de esas competencias clave a la propia organización a largo plazo”.