La realidad inmersiva y el gemelo digital, tendencias clave en Industria 4.0 para 2022

  • Estrategias digitales

sector industrial

El año que acabamos de despedir ha sido muy agitado para el sector de la logística y la industria, marcado por los problemas de la cadena de suministro y el auge del comercio electrónico en todo el mundo. Previsiblemente así seguirá siendo en 2022, por lo que se acelerarán aún más los procesos de digitalización.

Recomendados: 

Administración pública: afrontando la década digital Evento

La actualidad de los Fondos Next Generation EU y las oportunidades para el canal TI Webinar

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

ProGlove ha identificado las tecnologías que tendrán un papel decisivo en la industria 4.0 a lo largo de este año, y estas son sus conclusiones:

- Realidad virtual: el uso de la realidad virtual ya no es nada nuevo. Con la ayuda de esta tecnología, es posible crear un espacio virtual que, en sentido estricto, tiene poco que ver con la realidad. En la industria B2B, esto se utiliza principalmente para la creación de prototipos o para el trazado de nuevos entornos en las instalaciones de producción. Con la ayuda de unas gafas de realidad virtual (RV), el usuario puede ver este espacio, moverse por él o incluso modificarlo. Las gafas envían determinadas señales al cerebro del usuario, que así percibe el espacio como una realidad en 3D. De este modo, las situaciones cotidianas a las que se enfrentan los empleados en la producción industrial también son mapeadas y representadas. Esta tecnología puede ser especialmente útil cuando se trata de realizar modificaciones en los procesos internos o de formar a nuevos empleados, que podrán ver cómo será su puesto a través de las gafas de RV y familiarizarse así con el nuevo entorno, lo que también ayuda a dominar los procesos y evitar errores.

- Realidad aumentada: la realidad aumentada (RA) también funciona principalmente de forma visual, pero se superpone información adicional a través de unas gafas de RA o una pantalla externa. Esto ayuda a los usuarios en tareas complejas, por ejemplo, proyectando digitalmente los pasos a seguir en su campo de visión. Las pantallas de realidad aumentada pueden controlarse mediante voz, botones, seguimiento ocular o gestos, lo que ofrece a los empleados una importante ayuda en su trabajo diario. Desde este punto de vista, es de esperar que la RA pueda seguir ganando terreno en 2022, y sin duda también en la industria logística y de procesos. Al fin y al cabo, simplifica y acelera los complejos procesos de trabajo. Por razones obvias, tanto la RV como la RA ofrecen un potencial considerable en términos de formación y simulación.

- Gemelo Digital: el Gemelo Digital da un paso más allá. La idea es crear un homólogo virtual de un objeto físico, de ahí la expresión gemelo digital. Por ejemplo, se puede utilizar para poder recorrer varios escenarios sin riesgo con la ayuda de la producción virtual. Sobre esta base, es posible hacer predicciones, pero también desarrollar escenarios de respuesta. Esto mejora tanto la eficacia de los procesos como su dinamismo. Con la ayuda de diversas tecnologías (la visualización en 3D, por ejemplo) es posible representar determinadas circunstancias en las naves de producción, pero también identificar y descartar peligros para los empleados. También permiten identificar errores o procesos engorrosos para evitarlos u optimizarlos específicamente. Además, es posible leer los datos en tiempo real o crear una imagen y un modelo virtual de los procesos de trabajo. Esta interacción entre las personas y la tecnología es esencial para un flujo de procesos preciso en la lógica del sistema. Por ello, es un punto importante en el camino hacia una mayor eficacia.

Los trabajadores
Uno de los factores más importantes, sino el que más, es el empleado. Especialmente cuando se habla de tecnología, hay escasez de trabajadores cualificados en todas partes, incluso la pandemia y el boom del comercio electrónico que la acompaña han hecho que la situación sea aún más precaria, sobre todo porque muchos empleados de edad avanzada ni siquiera han regresado a las plantas de trabajo, sino que han aprovechado para jubilarse.

Las previsiones sobre la evolución de la población también son preocupantes: la mayoría de las sociedades occidentales siguen envejeciendo, por lo que las oportunidades de empleo pueden ser aún más difíciles de cubrir. “Precisamente por eso es importante centrarse en los trabajadores. Es necesaria una tecnología que apoye a las personas. Las personas también necesitan un gemelo digital, el Gemelo Digital Humano, el cual puede permitir registrar los pasos individuales que se realizan en cada puesto y luego analizarlos”, asegura el especialista en wearables industriales.