Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La alta dirección identifica los ciberataques destructivos como uno de sus principales riesgos corporativos

  • Seguridad

Seguridad, Accesos, ataque

Los ciberataques destructivos son uno de los principales riesgos que tienen que asumir las organizaciones, según más del 64% de los altos ejecutivos que han participado en una encuesta de Deloitte. La ciberresiliencia y la capacidad de recuperación son esenciales para este tipo de estrategias son caras de implementar.

En una era de transformación tecnológica y cibernética a nivel mundial, la superficie de ataque está creciendo exponencialmente, a medida que los ciberdelincuentes atacan sistemas operativos y capacidades de backup simultáneamente de formas altamente sofisticadas que conducen a ciberataques destructivos que afectan a toda la empresa. Según una encuesta de Deloitte, la mayoría de los altos ejecutivos (64,6%) informan de que la creciente amenaza de los ciberataques destructivos es uno de los principales ciberriesgos en su organización.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

“Las interrupciones físicas y tradicionales a menudo se miden en horas o días, mientras que los ataques destructivos a menudo se miden en semanas o meses, de los cuales puede ser muy difícil recuperarse. Para poder recuperarse con éxito de un incidente a gran escala, se deben tener fuertes capacidades para abordar los riesgos e interactuar de manera efectiva”, afirma Kieran Norton, líder de seguridad de infraestructura en servicios de ciberriesgo y director de Deloitte & Touche LLP.

Un programa de ciberresiliencia verdaderamente viable puede beneficiar la capacidad de una organización para recuperarse, responder y estar lista para un ciberataque destructivo. En este punto, más de una cuarta parte de los encuestados (27,2%) cree que un enfoque integral de ciberresiliencia mejoraría la preparación de sus organizaciones para abordar potenciales eventos a nivel de extinción.

Con más de una cuarta parte de los encuestados (26,3%) reconociendo que el mayor desafío de su organización para implementar un programa de ciberrecuperación son las restricciones presupuestarias, las organizaciones deberían considerar centrarse primero en desplegar una serie de materiales críticos, limitada a la protección de servicios esenciales. Esto acelera la protección contra estas amenazas, reduce el gasto inicial y permite a la organización analizar requisitos de protección adicionales en paralelo.