La pandemia destapa lo negativo del teletrabajo: dificulta la desconexión digital

  • Actualidad

teletrabajo movilidad

Trabajar en remoto tiene sus ventajas pero su adopción masiva ha dejado al descubierto también su lado negativo. Uno de sus puntos débiles es que dificulta la desconexión digital, según la opinión de tres de cada diez trabajadores españoles. Un estudio de InfoJobs concluye que, en muchas ocasiones, supone más horas de trabajo o estar conectados más tiempo.

 

El Estudio InfoJobs sobre la Desconexión Digital desvela que el 31% de la población activa española se está encontrando con más dificultades para desconectar de su vida laboral con el teletrabajo, tendencia que está viviendo sus días dorados desde la irrupción del coronavirus. Se evidencia, por tanto, que la pandemia está teniendo un coste, y éste es la desconexión digital.

Según los datos de la plataforma de empleo, mientras que en 2018 el 51% de los trabajadores declaraba responder e-mails y atender llamadas de trabajo fuera de horario laboral, en el periodo pre-covid esta cifra ascendía al 62,5% y, en la ya conocida nueva normalidad, el porcentaje crece 4,8 puntos porcentuales llegando al 67%.

De los encuestados para este estudio que afirman responder e-mails y atender llamadas en vacaciones o fines de semana, el 31% declara que los motivos principales son que el puesto de trabajo lo requiere y que, con el teletrabajo, han tenido más dificultades para desconectar. Un 11% de los encuestados dice que trabaja más horas y eso implica estar conectado más tiempo y un 10,5% hace referencia a la necesidad de estar conectado a todas horas.

Además, si se analizan las variables por género, se observa que el 35% de las mujeres opina que con el teletrabajo han tenido mayor dificultad para desconectar frente al 26% de los hombres. En cambio, el 38% de los hombres indican que el principal motivo es que su puesto lo requiere frente al 24% de las mujeres.

También se constatan comportamientos diferentes por rango de edad.. El 19% de los jóvenes de entre 16 a 24 años indican que sienten la necesidad de estar conectados a todas horas mientras que el promedio nacional es un 10,5% del total, un dato que refleja la naturaleza digital de la generación zeta. Respecto a la dificultad de desconectar vinculada con el teletrabajo observamos que a más edad mejor gestión. En este sentido, el 37% de los jóvenes de 25 a 34 años señalan este motivo frente al 24% de los mayores de 55 años. Cuando el motivo es que el puesto de trabajo lo requiere, a mayor edad más conexión, así el 42% de los mayores de 55 años indican este motivo frente al 24% de los jóvenes de 25 a 34 años.

También se observan diferencias según el nivel laboral de los trabajadores. En este sentido, los mandos intermedios y dirección se alinean y opinan en un 37% (37,2% y 37,6% respectivamente) que su puesto de trabajo les requiere estar conectados frente al 27% de los empleados. Lo mismo ocurre cuando el motivo es que el teletrabajo ha significado mayor dificultad en desconectar, esta vez son empleados y mandos intermedios que se alinean entre un 33% y un 31% respectivamente, frente al 16% de los cargos directivos.

El estudio revela también que a mayor responsabilidad, los trabajadores más pendientes de estar conectados y dispuestos a contestar fuera de horas. Así, los trabajadores con cargo de empleado están conectados a su trabajo fuera del horario laboral en un 62% de los casos, los mandos intermedios en un 76,5% y en el caso de los cargos directivos el porcentaje asciende hasta el 85%.

La plataforma de empleo subraya la relevancia del derecho de los trabajadores a la desconexión digital. “La implementación de políticas de desconexión digital es una asignatura pendiente para las empresas españolas ya que, en el periodo pre-covid, solo el 28,5% de las empresas encuestadas afirmaba disponer de alguna política de desconexión”, asegura el estudio.