Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las pequeñas empresas y el teletrabajo: un cóctel de riesgo

  • Seguridad

teletrabajo hogar

Durante la pandemia, tres de cada cinco empleados de pequeñas empresas en nuestro país no dispusieron de dispositivos corporativos, lo que dio como resultado que utilizasen sus dispositivos personales, que en un buen número de casos ya tiene información de la empresa almacenada. Un estudio de Kaspersky señala también que menos del 50% de sus empleados no han recibido información sobre los requerimientos de seguridad cuando trabajan con sus propios equipos.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

El teletrabajo ha sido fundamental durante el confinamiento, pero ha significado que muchos más datos empresariales salgan del perímetro de la red de las compañías y aumente el riesgo de seguridad. Según los datos de Kaspersky, en la pequeña empresa se han dado dos situaciones contradictorias: por un lado, son organizaciones están menos dispuestas a proporcionar a sus empleados dispositivos para teletrabajar y, al mismo tiempo, menos de la mitad (49%) de los trabajadores españoles en este tipo de empresas ha recibido indicaciones sobre cómo trabajar de manera segura con el ordenador personal, tablet o smartphone.

Así, durante la pandemia, tres de cada cinco empleados de pequeñas empresas en nuestro país (61%) no dispusieron de dispositivos corporativos frente a una media del 48% de los trabajadores de todas las empresas españolas incluidas en el estudio de la compañía de seguridad. Aunque para algunas empresas puede ser la única solución para la continuidad de su negocio, menos del 50% de los empleados españoles de empresas pequeñas fue informado sobre algún tipo de requerimiento de seguridad a la hora de trabajar con sus dispositivos personales. Por ejemplo, que instalasen una solución antimalware facilitada por la empresa o el usuario, que utilizasen contraseñas únicas y seguras para sus dispositivos y routers WiFi, o que mantuviesen los sistemas operativos actualizados para mitigar el riesgo de vulnerabilidades sin parchear.

Esto hubiese sido lo aconsejable y “necesario”, según la firma, teniendo en cuenta que el 37% de los empleados españoles reconoce haber empezado a almacenar más información corporativa en sus dispositivos personales y en servicios de almacenamiento cloud personales (22%).

Las empresas de menor tamaño sufrieron el impacto brusco del coronavirus y su primera prioridad durante el confinamiento es el negocio y sus empleados, por lo que “no es ninguna sorpresa que la ciberseguridad haya bajado en la escala de prioridades”, señala el especialista de seguridad.

Ahora, lo recomendable es que establezcan unos requerimientos básicos de seguridad para reducir riesgos relacionados con la infección por malware, los cobros fraudulentos o la pérdida de datos empresariales cuando sus empleados teletrabajen.

Entre sus consejos, además de emplear una solución antivirus, se incluyen también otros como que el software y los sistemas operativos estén siempre actualizados, que se renueven las contraseñas en todos los dispositivos, que las conexiones WiFi domésticas sean cifradas o que se proporcione a los empleados una lista de servicios cloud de confianza que puedan utilizarse para almacenar o transferir datos corporativos. También recomienda que se ofrezca formación básica sobre seguridad a los empleados y asegurarse asegúrese de que sepan a quien contactar en caso de un problema de TI o de seguridad.

Además, Kaspersky recuerda que se debe utilizar una VPN si el trabajador utiliza hotspots WiFi desconocidos, emplear una solución de seguridad que permita el cifrado de dispositivos y servidores y que realice copias de seguridad de todos los datos corporativos, para poder restaurarlos rápidamente en caso de incidencia.