Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Estos son los deberes de la empresa antes de la vuelta al lugar de trabajo de los empleados

  • Actualidad

Eyetracking-covid

Repasamos las principales conclusiones a las que llega Gartner en un informe sobre lo que están pidiendo los departamentos de Legal a las empresas antes de que los empleados regresen al lugar de trabajo, desde los equipos de protección personal hasta medidas de comunicación y formación.

 

Una encuesta de Gartner realizada entre responsables del área legar de las organizaciones ha revelado que el 95% requerirán medidas de distanciamiento social antes de pedirles a los empleados que regresen al lugar de trabajo.

Además, el 79% tiene la intención de garantizar que haya equipos de protección personal disponibles, el 58% planea crear nuevos manuales de seguridad en el trabajo, un 56% va a tomar medidas para proteger a los visitantes y un 52% quiere comprobar regularmente si los empleados tienen síntomas de coronavirus, tomando la temperatura, por ejemplo.

La formación también está en la mente del 38% de los encuestados, pero medidas como el rastreo de contactos o las pruebas de anticuerpos no son, de momento, muy populares, ya que solo las mencionan el 19% y el 13%, respectivamente. Y se debe, principalmente, a problemas legales relacionados con la privacidad y el cumplimiento normativo.
 
Los consejos de Gartner
Según Brian Lee, vicepresidente del área de Legal y Cumplimiento de Gartner, en primer lugar las empresas tienen que dotar a sus instalaciones de los materiales de protección personal que se necesitan, desde equipos personales hasta productos de limpieza, desinfectantes, geles higienizantes de manos, etc.

También deben revisar todas las áreas comunes, como cocinas, salas de conferencias y cafeterías, y adaptarlas según las normas de distanciamiento social. Es buen momento comprobar la disposición de las mesas y para revisar puntos no esenciales en los que se produce un alto nivel de contacto para eliminarlos en la medida de lo posible: interruptores de la luz, manillas de las puertas, lápices de pizarras…

Las medidas tendrán un efecto limitado si los empleados no comprenden los riesgos y cómo mitigarlos, por lo que todo el personal debería recibir formación sobre las medidas de limpieza y distanciamiento social, pero también es conveniente identificar a algunos trabajadores con formación adicional para que informe rápidamente de posibles problemas que puedan surgir y aumentar la responsabilidad sobre la seguridad laboral.

No solo se trata de formar, según Lee, ya que los empleados están preocupados por su seguridad. Por eso, recomienda que se comuniquen las expectativas explicándoles las medidas y las directrices sobre cómo deben interactuar en el espacio de trabajo, y que se refuercen las comunicaciones sobre las políticas corporativas relacionadas con la conducta de los empleados, viajes, teletrabajo y nuevos protocolos.

El último de los consejos es que se priorice el bienestar de los empleados a medida que se incorporan al lugar de trabajo. Es conveniente estar preparados ante cualquier pregunta que pueda surgir y también implicar a los trabajadores en la estrategia de regreso, así como ser capaces de convertir sus comentarios en mejoras rápidas.

Finalmente, hay que darles tiempo para adaptarse a las nuevas condiciones.