La banca tradicional, forzada a reaccionar para contrarrestar la evolución de las FinTech

  • Estrategias digitales

Fintech

A medida que las Fintech ganan rentabilidad, los bancos tradicionales buscan contrarrestar su efecto con sucursales digitales que atraigan a segmentos específicos de clientes. Esta es una de las conclusiones del informe World Report 2021, que anualmente realizan Capgemini y Efma.

Recomendados: 

7 consejos para proteger los datos de tu empresa y vencer al ransomware Leer

Anatomía del ataque a una cuenta privilegiada Leer

El 51% de las empresas FinTech espera que sus reservas de capital se vean afectadas teniendo en cuenta que los costes relacionados con la dotación de personal, la incorporación del mismo y el almacenamiento de datos aumentaron durante el confinamiento. Sin embargo y a pesar del entorno volátil, el sector ha conseguido un crecimiento interanual de la actividad de transacciones de un 11% en el cuarto trimestre de 2020, después de cuatro años consecutivos de descenso. Las FinTechs con una cartera de productos diversa, también están ganando el respaldo de los inversores.

Y a medida que el ecosistema ha madurado, han demostrado ser competidores y partners competentes. La adopción global de modelos digitales durante la pandemia también posicionó a estas empresas para ganar participación de mercado, a la vez que generaban competencia en el sector y aumentaban la presión sobre los bancos tradicionales. De hecho, el 25% de los consumidores a nivel global que buscan entregas más rápidas, servicios personalizados y comodidad, afirma que probaría productos bancarios de estos nuevos actores.

No obstante, aunque los consumidores aceptan cada vez más las FinTechs, siguen confiando en los bancos tradicionales y el 68% afirma que probaría una oferta puramente digital operada por su banco principal. Las entidades tradicionales, mientras, se están enfrentando a desafíos de transformación de sus operaciones “tras décadas de parches operativos, tecnologías heredadas y modelos comerciales entrelazados”, dice el informe.

Las conclusiones apuntan que se están preparando para aprovechar sus fortalezas (alcance global y confianza del cliente) y abordar sus debilidades (TI heredada y experiencia del cliente) para seguir siendo relevantes en el futuro. Poner al usuario en primer lugar es una prioridad máxima y, a medida que el sector evoluciona, los bancos deben abordar mercados específicos y satisfacer la demanda de los consumidores a nivel local. Los bancos reconocen el potencial de una interacción digital fluida. De los ejecutivos del sector bancario encuestados, el 63% afirmó que una subsidiaria puramente digital permite la banca ubicua; el 50% dijo que impulsa nuevos productos al mercado más rápido, y el 52% dijo que facilita la colaboración gracias a la funcionalidad plug-and-play.

El informe describe tres enfoques (Greenfield, Bluefield y Brownfield) para los bancos que crean una subsidiaria puramente digital y recomienda una metodología 'right-field' que define una visión, desarrolla una base sólida e impulsa el crecimiento a largo plazo a través de una cultura habilitadora.

Sin embargo, las mentalidades y los modelos comerciales heredados obstaculizan el viaje puramente digital del sector bancario como, por ejemplo, la falta de apoyo de la empresa matriz a la subsidiaria a largo plazo (47%), la falta de voluntad para respaldar la canibalización estratégica a corto plazo de la base de clientes de la empresa matriz (43%) o el hecho de que más de la mitad de ellas (55%) lucha por abordar propuestas puramente digitales débiles.

El documento concluye que, a medida que las FinTechs continúan ganando influencia y participación de mercado, los bancos tradicionales deben desarrollar un modelo híbrido a través de la modernización de sus operaciones intermedias y administrativas entre bastidores, mientras crean múltiples entidades puramente digitales para atender segmentos específicos de clientes.

Capgemini y Efta también proporcionan un enfoque de cuatro etapas para las firmas FinTechs maduras que buscan crecimiento y rentabilidad a largo plazo. Las fases incluyen la diversificación de productos para atraer una base de clientes más amplia, la orquestación del ecosistema para generar nuevas fortalezas, la monetización de servicios, capacidades o datos, y la expansión a nuevos mercados.

El World FinTech Report 2021, que cubre 33 mercados, se basa en información de tres fuentes principales: la encuesta Global Retail Banking Voice of the Customer de 2021, las encuestas y entrevistas de Retail Banking y FinTech Executive 2021, y el Comité Directivo Ejecutivo del World FinTech Report 2021, que consta de ejecutivos que representan a los bancos FinTechs, socios tecnológicos, VC (Venture Capital) y habilitadores comerciales en todo el mundo.