El desarrollo de habilidades críticas, la gran prioridad del área de RRHH en 2022

  • Estrategias digitales

HR

En torno a seis de cada diez líderes del área de Recursos Humanos aseguran que su gran objetivo el próximo año será dotar a los empleados de habilidades y competencias que, a día de hoy, su empresa considera críticas. Así se desprende de una encuesta de Gartner, en cuyos resultados destaca que la diversidad, igualdad e inclusión se cuela en la lista de las cinco principales prioridades.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Cloud: en busca de la agilidad Encuesta

Claves para una estrategia multicloud de éxito Webinar

El desarrollo de habilidades y competencias críticas será en 2022 la prioridad número uno para casi el 60% de los 550 responsables de RRHH encuestados por Gartner. Encabezan también la lista otras como trabajar en diseño organizacional y gestión del cambio (48%), en liderazgo ejecutivo, las nuevas formas de trabajo (42%) y diversidad, igualdad e inclusión -DEI en su acrónimo inglés - (35%).

Los departamentos de RR.HH. van a centrarse en iniciativas que ayuden a que la empresa logre sus objetivos comerciales. Por ejemplo, la tendencia será estructurar el talento en torno a las habilidades y no los roles. El 47% de los participantes en este sondeo aseguran que conocen las áreas que tienen que mejorar los empleados, aunque 40% reconoce que no puede ofrecer las soluciones a la misma velocidad a la que evolucionan las necesidades. Además, no quiere decir que las habilidades y competencias que se requieren hoy, hayan sustituido a las anteriores, sino que su cantidad ha aumentado. En este sentido, de acuerdo con los datos de este estudio, solo un tercio de las que se pedían en 2018 para un determinado puesto, no serán necesarias en 2022.

De ahí que las funciones de Recursos Humanos con visión de futuro estén tratando de cerrar las brechas de desarrollo de talento y tratando de crear unas plantillas más adpatables mediante un enfoque centrado en habilidades.

Los directivos también están preocupados por crear una experiencia del cambio positiva, ya que un 54% de ellos saben que sus empleados están cansados. Los cambios en el trabajo, desde nuevos equipos, cambios de jefes, pequeños cambios en los procesos o sistemas, son ahora más mucho más frecuentes.

Para ayudar a los empleados a absorber el cambio, RR.HH. debe generar confianza en el conjunto de la organización, así como contribuir a generar más cohesión de los equipos.

Por otro lado, para tener éxito en el entorno híbrido actual, en el que los gerentes tienen una visibilidad mucho menor de la realidad cotidiana de sus empleados, la empatía debe estar a la orden del día. Según Gartner es clave para desarrollar altos niveles de confianza con sus empleados, crear una cultura de transparencia y aceptación dentro de sus equipos y priorizar a las personas sobre los procesos.

El análisis de la firma muestra que los gerentes que muestran altos niveles de empatía tienen tres veces más impacto en el desempeño de sus empleados que los que no tienen esta cualidad.

Nuevas necesidades
El 49% de los líderes de RR.HH. encuestados dijeron que no tienen una estrategia específica relativa al futuro del trabajo, mientras que un tercio informó que ésta se centra exclusivamente en el trabajo híbrido y/o remoto. Sin embargo, la pandemia tendrá un impacto duradero en el futuro del trabajo mucho más allá de donde se encuentran los empleados, por lo que la consultora recomienda que trabajen con otras áreas de negocio para saber cómo los cambios que se están produciendo en este ámbito van a alterar los planes estratégicos de su empresa y que ajustes se tiene que realizar de forma inmediata y a largo plazo.

El 36% de los responsables que participaron en el estudio también reconocieron tener problemas para mejorar sus resultados en el área de diversidad, igualdad e inclusión. La investigación Gartner revela que las minorías están subrepresantadas en los niveles medio superior. Por eso, será necesario un nuevo enfoque en el que primen las decisiones individuales de un líder, sobre decisiones de responsabilidad colectiva.