¿Cuáles serán las tecnologías por las que apostarán las compañías en 2022?

  • Estrategias digitales

tendencias 2021

La evolución de las empresas hacia modelos de negocio distribuidos y el uso de plataformas nativas de la nube, la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático, la profundización de la automatización de procesos, los nuevos paradigmas de gestión de datos o la tecnología blockchain serán algunas de las grandes tendencias tecnológicas que marcarán el año, según Baufest. En sus previsiones también nos habla del metaverso, la ciberseguridad y los NFT.

Recomendados: 

Administración pública: afrontando la década digital Evento

Los tres pilares de una Transformación Digital B2B exitosa Leer

En 2022 las empresas tendrán que acelerar su transformación digital con el fin de continuar estableciendo conexiones y servicios eficaces con sus clientes. Será un año marcado, según los expertos de Baufest, por el auge de los modelos de negocio distribuidos, el uso de plataformas cloud nativas, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, la profundización de la automatización de procesos, los nuevos paradigmas de gestión de datos, la evolución de la realidad virtual y la tecnología blockchain.

Por otro lado, se producirá un aumento del enfoque en Edge Computing, que combina el procesamiento y el almacenamiento de datos en el dispositivo de recolección ubicado cerca de la fuente de información, en el perímetro de las redes, en lugar de depender de un único sitio central que puede estar a cientos de kilómetros de distancia. Este modelo habilita redes inteligentes, en las que los dispositivos conectados realizan análisis esenciales en el sitio y utilizan los resultados para realizar acciones específicas.

En cuanto a los datos, la tendencia será organizarlos en entramados o tejidos (Data Fabrics) que, según Baufest, “proporcionen una integración flexible y resistente, de modo que estén disponibles en todos los lugares donde se necesiten”.

Respecto a la seguridad informática veremos cómo predominará el paradigma de confianza cero, que requiere una verificación de identidad estricta para todo y para cualquier persona que desee conectarse; y también el concepto de mallas de ciberseguridad, es decir, de “arquitecturas flexibles y componibles que integran servicios de seguridad dispares y ampliamente distribuidos”.

Por otro lado, nos encontraremos ante un paso más en la automatización de procesos, que tenderá hacia el impulso del concepto de la hiperautomatización. Este concepto pasa por identificar, examinar y automatizar rápidamente tantos procesos comerciales y de TI como sea posible.

Sobre el metaverso
Además, en 2022 las empresas se familiarizarán más más con el concepto de «metaverso», es decir, mundos digitales persistentes que existen en paralelo con el mundo físico y dentro de los cuales se podrán realizar muchas de las funciones a las que estamos acostumbrados en el mundo real, como aprender, trabajar, jugar y socializar.

En este sentido, ya hay expertos que vaticinan que el metaverso, un concepto que no está exento de aspectos polémicos, tendrá un impacto en la sociedad tan grande como Internet. Asimismo, en este espacio artificial donde el mundo físico se encuentra con el mundo virtual, la tecnología de realidad virtual (VR) permitirá que las representaciones digitales de personas interactúen, jueguen, conversen, se prueben ropa nueva, etc.

Se estima que este espacio abrirá oportunidades para las empresas, como las de patrocinio de eventos y conciertos, desarrollo de productos solo digitales, juegos y procesos de fabricación. Además, algunos expertos indican que el mundo laboral también se trasladará cada vez más al metaverso (desde los espacios de trabajo conjunto hasta las reuniones, las simulaciones y la formación).

NFT: Token no fungible
En un mundo en el que las criptomonedas empiezan a ganar un nuevo nivel de difusión y atención, está por producirse otro desarrollo que atraerá mucha atención: los NFT (token no fungible), activos «únicos» en el mundo digital que se pueden comprar y vender como cualquier otra propiedad, pero que no tienen una forma tangible propia.

Este activo digital representa objetos del mundo real como arte, música, elementos del juego y videos. Se compran y venden en línea, frecuentemente con criptomonedas, y generalmente están codificados con el mismo software subyacente que muchos criptos.

En definitiva, los NFT son como artículos de colección físicos, pero en digitales y además también gozan de derechos de propiedad exclusivos. De hecho, estos tokens digitales pueden considerarse certificados de propiedad de activos virtuales o físicos y hay quienes anticipan que cualquiera podrá tokenizar su trabajo para venderlo como NFT. Por otro lado, algunos expertos también sugieren que los NFT jugarán un papel vital en el próximo metaverso.