Las pymes podrían abandonar los bancos tradicionales por alternativas de PayTech

  • Estrategias digitales

pymes autonomo transformacion

Los bancos tradicionales podrían estar a punto de perder a las pymes. Un 89% está considerando cambiar a proveedores alternativos de PayTech por sentirse 'ignoradas' frente a las grandes cuentas corporativas y del mercado minorista, según el Informe Mundial de Pagos 2022 que firma el Instituto de Investigación de Capgemini.

Recomendados: 

9 formas prácticas de optimizar tus costes IT Leer

Data cloud inteligente, clave para tu transformación digital Informe

Infome de pruebas: WMwork from home Documento

El segmento de mercado de las pymes tiene ahora un valor superior a los 850.000 millones de dólares en todo el mundo, y si dejan de lado a la banca tradicional tendría un alto coste. El problema, según este estudio, es que el sector de los medios de pago se ha mantenido resiliente durante la reciente volatilidad sin precedentes del mercado, acelerada por la adopción de nuevos e innovadores métodos de pago digitales para los consumidores. Sin embargo, muchos bancos no ofrecen el mismo apoyo a las pequeñas y medianas empresas.

Según el informe del Instituto de Investigación de Capgemini, a pesar de los prometedores niveles de recuperación tras la crisis sanitaria, las pymes siguen luchando con los problemas de flujo de caja y ciclos de conversión, lo que frena la siguiente fase de crecimiento para muchas. Esto ha llevado a que "los proveedores de servicios de pago tengan que dar un paso adelante, reajusten sus prioridades y reúnan las herramientas adecuadas para ayudar a las pymes a explorar nuevas oportunidades de mercado", dice el informe.

El documento recalca que los nuevos métodos de pago (pagos instantáneos, dinero electrónico, monederos móviles y digitales, pagos de cuenta a cuenta, códigos QR) aumenten alrededor del 17% del total de las transacciones no monetarias en 2021 a alrededor del 24% para 2026. Los nuevos métodos de pago supondrán el 24% de las transacciones en 2026. Las pymes no quieren quedarse fuera de esta ola, y un cambio hacia un proveedor de pagos digitales les permitiría reproducir la tendencia que ya está en marcha en los mercados de consumo.

Sin embargo no es tan sencillo, ya que más de una cuarta parte de los bancos luchan con una infraestructura monolítica e inflexible, y el 75% de los ejecutivos priorizan los costes para mantener los sistemas actuales en funcionamiento por encima de nuevas propuestas de valor innovadoras, lo que supone un claro obstáculo para las inversiones necesarias en innovación y flexibilidad que las pymes anhelan.

Según el informe, En su lugar, las empresas de pagos deben adoptar la composibilidad, es decir, la composición personalizada que les permite seleccionar y ensamblar componentes básicos en varias combinaciones para satisfacer los requisitos del cliente. De este modo, pueden configurar sus ofertas para que se ajusten mejor a las necesidades de las pymes, impulsadas por la tecnología de datos armonizados, para ofrecer una propuesta de valor unificada permitiendo a las empresas de pago crear mercados B2B para pymes.

La tecnología de contabilidad distribuida (DLT), cuyo potencial ven los bancos y proveedores de pago, puede aportar innovación a una ventaja de innovación a las transacciones y redes de pago existentes, pero coinciden en su potencial para transformar el sector, su adopción seguirá siendo cautelosamente estable, ya que la escasez de recursos sigue limitando las oportunidades de inversión.