Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El Parlamento Europeo respalda la RPA como un motor de transformación en el sector público

  • Opinión

europa aprobación

Hace unas semanas, el pleno del Parlamento Europeo aprobó un informe por iniciativa propia en el que se esboza una política industrial europea global sobre inteligencia artificial (IA) y robótica.

Este documento político es uno de los últimos de una serie de iniciativas europeas relacionadas, como el Plan Coordinado de Inteligencia Artificial de la Comisión Europea. El informe, aunque no es un documento legal vinculante, expresa la posición del Parlamento en el campo de la IA y la robótica, e insta a la Comisión Europea a tomar medidas legislativas.

 Esta es la primera vez que el tema recibe reconocimiento oficial a nivel europeo, lo que sirve como punto de partida para difundir el mensaje del RPA, su impacto positivo en la mejora de los procesos en el sector público y los beneficios de ayudar a digitalizar la economía en general.

 El informe recientemente publicado por el Parlamento Europeo "reconoce el uso de la automatización robótica de procesos (RPA) y el impacto que ha tenido en la mejora de los procesos del sector público" y "destaca su interoperabilidad con los sistemas heredados".

Los miembros del Parlamento Europeo señalaron el potencial de la IA y la robótica para liderar nuevos modelos de negocio, transformar sociedades y digitalizar la economía en una serie de sectores que incluyen el sector público, la salud, la energía, la agricultura y el transporte.

Según el Informe, se insta a los Estados miembros a liderar la transformación digital "posicionándose como los principales usuarios y compradores responsables de la tecnología de IA". Además, la Comisión Europea está llamada a impulsar la inversión privada y pública en la IA y a adoptar un marco de ética por diseño, para ayudar a garantizar que la IA funcione en beneficio de la sociedad.

 Al mismo tiempo, el Parlamento Europeo subrayó la necesidad de adaptar los planes de estudio de la educación "mediante el establecimiento de nuevas vías de aprendizaje y el uso de nuevas tecnologías". Se anima a los Estados miembros a que, junto con el sector privado, desarrollen programas pertinentes de reciclaje y recualificación para preparar a la mano de obra para que tenga éxito ahora y en el futuro en la automatización. El informe destaca el hecho importante de que IA no reducirá el número de puestos de trabajo, sino que los facilitará.

Es un hecho que RPA como tecnología es única para el sector público, que tiene muchos sistemas de TI heredados y procesos repetitivos de alto volumen ya que puede liberar a los empleados públicos de estas tediosas tareas repetitivas para que dediquen su tiempo a tareas más inteligentes. Actualmente a través del RPA se están mejorando los servicios públicos, controlar los costes y prepararse para la llegada de la IA.

Un ejemplo del valor añadido de RPA puede verse en el Departamento de Trabajo y Pensiones (DWP), el departamento gubernamental más grande del Reino Unido. DWP es responsable de la prestación de servicios de bienestar y pensiones y de hacer pagos por valor de más de 205 millones de euros a 20 millones de personas cada año. La prestación de un servicio de atención al cliente excepcional siempre ha sido una prioridad en DWP y un elemento clave para lograrlo es la constante transformación de la forma en que presta servicios para reducir los costes y aumentar la eficiencia. 

En 2017, DWP creó el " Intelligent Automation Garage” (Taller de Automatización Inteligente) para desplegar tecnología digital y automatizar tareas rutinarias, aumentar la productividad y mejorar la toma de decisiones. La primera tarea del “taller” fue reunir 17 proyectos RPA separados y centrarse en cuatro proyectos piloto. Sólo se necesitaron 12 semanas para pasar del concepto al despliegue robótico y se logró un ahorro anual de varios millones de euros, según las proyecciones de DWP. Antes de la aplicación de RPA, el proceso de nuevas solicitudes de pensión había dado lugar a un retraso de más de 30.000 solicitudes. Con el despliegue de 12 robots, que gestionan 2.500 reclamaciones a la semana, DWP consiguió eliminar el retraso en sólo 2 semanas.

La aplicación de RPA en la administración pública no ha hecho nada más que empezar y todo indica que será un viaje sin retorno hacia la optimización de los servicios públicos.

Franck López, Vicepresidente Sur de Europa de UiPath