Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El uso de la factura electrónica creció un 14.9% en 2018

  • En cifras

El sector Servicios es el más activo y agrupa al 55,9% de empresas emisoras y al 58,42% de las receptoras. El nuevo estándar europeo de factura electrónica será obligatorio en las relaciones B2G (business-to-government) a partir del próximo 18 de abril.

El número de facturas electrónicas procesadas en 2018 en España ascendió un 14,92% más que en 2017, según el Estudio SERES de Implantación de la Factura Electrónica en España 2017-2018. Según el mismo, gracias al uso de la factura electrónica, las empresas españolas se ahorraron en 2018 algo más de 900 millones de euros en la gestión de las facturas recibidas y 511 millones en la de las facturas emitidas.

El sector Servicios volvió a ser el más activo, con un 55,9% de empresas emisoras y un 58,42% de las receptoras. Un entorno en el que destacaron las empresas dedicadas al Comercio (46,66% de los documentos emitidos y 60,59% de los recibidos), seguidas de Alimentación (con el 28,98% de los documentos emitidos y el 15,26% de los recibidos) y Utilities (7,97% y 2,14% respectivamente).

En cuanto a las comunidades autónomas, fueron Madrid, Cataluña y Andalucía las que gestionaron un mayor número de facturas. Y si nos centramos en el tamaño de las compañías, fue la mediana empresa la que lideró la gestión con un 45,48% de las empresas emisoras y un 37,57% de las receptoras, mientras que la pequeña empresa reunió a un 23,8% y un 26,27% respectivamente. La gran empresa, por su parte, supuso el 22,48% de las emisoras y el 24,48% de las receptoras, y las micro empresas representaron el 8,24% de la emisión y el 11,78% de la recepción.

El notable éxito de la factura electrónica ha llevado a la Unión Europea a normalizar su uso entre los países miembros, de modo que ha propuesto un nuevo formato común que será obligatorio en las contrataciones públicas europeas a partir del 18 de abril de 2019.