Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

"Procesos, datos y personas determinan una empresa nativa digital" (IDC)

  • Estrategias digitales

La transformación digital supone la integración de la tecnología en todas las áreas de negocio, cambiando el modo de operación y entrega de servicios a los clientes. Las empresas están paulatinamente sometiéndose a este cambio profundo en sus estructuras, pero, a veces, necesitan guías que les orienten en el inicio y progreso de dicho camino. IDC, junto con T-Systems, ha elaborado el documento El camino hacia la empresa nativa digital, el cual muestra las pautas que toda organización debe seguir para alcanzar su reconversión digital.

El camino hacia la empresa nativa digital 
Leer

La transformación digital es hoy en día un imperativo para el negocio, independientemente de su tamaño. Sea una pequeña empresa o una gran organización, la digitalización aporta innumerables beneficios. Las empresas se encuentran en un viaje ya imparable, que está avivando el mercado TI y cambiando la economía. IDC señala, por ejemplo, que el gasto en transformación digital en Europa crecerá a un ritmo del 18% hasta 2021, donde al menos el 40% del PIB europeo estará digitalizado en ese momento. Además, apunta que, para ese mismo año, el 50% de los ingresos procederán de la transformación de modelos de negocio digitales basados en economías de plataforma y monetización de datos.

Todas estas cifras constatan el movimiento de digitalización en el que se encuentran inmersas las compañías europeas. Y es que, desde la parte de operaciones, o estrategia, hasta la entrega de servicios, todas las áreas empresariales están sometiéndose a una profunda transformación gracias a la permeabilización de la tecnología en sus procesos y a la adopción de nuevos planteamientos. Pero el inicio en este camino no siempre es fácil. Aunque vemos los casos de grandes compañías que se han sometido a la digitalización y cuentan con amplias capacidades digitales, hay una gran diferencia entre los líderes y los rezagados con significativas implicaciones para dichas organizaciones que no pueden hacer la transición a una empresa nativa digital.

Por esta razón, T-Systems e IDC Research España han colaborado en la elaboración de un documento (disponible aquí para su descarga), que explica cuáles son los pasos por los que una compañía debe pasar para conseguir su objetivo y convertirse en una empresa nativa digital. Además de conocer el estado de digitalización entre las empresas españolas, esta colaboración ha tenido el propósito de ayudar a T-Systems “como facilitadora de servicios de transformación, a cambiar y adaptar sus servicios a las nuevas necesidades que manifiestan las empresas en este camino de transformación digital”, explica Emilio Castellote, analista senior de IDC Research España durante su entrevista con IT User. 

De acuerdo con la consultora, para 2027, tres de cada cuatro organizaciones europeas se habrán transformado digitalmente y serán similares a las nativas digitales. Pero ¿qué es una empresa nativa digital? “Una empresa digital debe tener tres características: la primera, contemplar los procesos, porque cambian con las necesidades del mercado; el segundo es tener en cuenta el dato, el activo más importante para una empresa hoy en día y del que hay que tener la capacidad de sacar valor; y el tercero son las personas”, apunta Castellote.

En esta tarea de transformación, las organizaciones españolas avanzan progresivamente. Para establecer el nivel de digitalización, IDC ha creado un modelo de madurez digital que, en cinco estadios, describe la situación y actitud de las organizaciones ante la transformación digital: así pues, contamos con la organización resistente, la exploradora, la ejecutora, la transformadora y la disruptiva. Según los datos aportados por IDC, un 62% de las empresas españolas se encuentran ya en los estadios 2 y 3; es decir, son empresas exploradoras (en las que diferentes departamentos han identificado una necesidad de mejorar las estrategias digitales y han comenzado a ejecutarla, pero la ejecución es aislada) o ejecutoras (aquellas que comienzan a ver la transformación digital como un objetivo estratégico y cuentan con servicios digitales en la empresa, pero ninguno es disruptivo).

Con el objetivo de acelerar el progreso de nuestras organizaciones, el documento El camino hacia la empresa digital nativa detalla los pasos que toda empresa debe dar en ese viaje. A grandes rasgos (todos los detalles figuran en el documento), estos pasos son:

- Cambiar las métricas de la empresa
- Comenzar a observar la tecnología y los datos de manera diferente
- Redefinir la estructura organizativa y la hoja de ruta
- Poner un nuevo foco en las capacidades digitales necesarias para este viaje
- Incorporar la arquitectura tecnológica necesaria para crear plataformas de transformación digital

“Hay que construir una plataforma digital, que no es una plataforma tecnológica sino un modelo de negocio que tiene en cuenta las tres premisas de toda empresa digital: el proceso digital, la cultura, y el dato que genera el valor. En la medida en la que una organización sea capaz de integrar eso en una plataforma de negocio que dé lugar a nuevos modelos, se mostrará el posicionamiento en ese nivel nativo digital en el que tienen que moverse las empresas”, concluye Emilio Castellote en su entrevista acerca del whitepaper El camino hacia la empresa digital, que ha elaborado IDC con T-Systems.