Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Implementar Inteligencia Artificial (IA) para toda la empresa, una tarea pendiente

Sólo el 25% de las organizaciones globales que usan IA ha desarrollado una estrategia para toda la empresa. Impulsar la IA acelera las tasas de innovación, mejora la competitividad y forma empleados más productivos.

Una encuesta reciente de IDC mostró que, de las organizaciones globales que ya utilizan soluciones de inteligencia artificial (IA), sólo el 25% ha desarrollado una estrategia para toda la empresa. Al mismo tiempo apunta que la mitad de las organizaciones encuestadas consideran a la IA como una prioridad, mientras que dos tercios hacen hincapié en una cultura de "Primero la IA".

El texto señala que las organizaciones que adopten la IA impulsarán mejores compromisos con los clientes y acelerarán las tasas de innovación, además de ser más competitivos, crear mayores márgenes y tener empleados más productivos. Por ello, las organizaciones de todo el mundo deben evaluar su estado actual y actuar en consecuencia para transformar su personal, sus procesos, su tecnología y su preparación de datos si desean prosperar en la era digital.

En este sentido, IDC apunta a la mejora de la productividad, la agilidad empresarial y la satisfacción del cliente mediante la automatización como los principales impulsores de las iniciativas de IA. También importante en el impulso de esta tecnología es la consecución de un time to market más rápido, con nuevos productos y servicios. Como inconvenientes, mientras, encontramos el costo de las soluciones de IA, la falta de personal cualificado y el sesgo en los datos.

Otros hallazgos clave de la encuesta:

- Más del 60% de las organizaciones informaron de que la adopción de IA supuso cambios en su modelo de negocio.

- Las operaciones de TI son el principal área de negocios para el empleo de IA, seguido de cerca por el servicio al cliente y la gestión de fraudes / riesgos.

El texto también asegura que consideraciones como la confianza, el sesgo y la ética están ganando importancia cuando se trata de desarrollar estrategias de IA. Así, casi el 50% de las organizaciones reportaron tener un marco formal para alentar el uso ético, los posibles riesgos de sesgo y las implicaciones de confianza, y casi el 25% ha establecido una posición de alta gerencia para garantizar el cumplimiento.

Al hilo de esta cuestión, el informe afirma que la mayoría de las empresas informaron de algunas fallas entre sus proyectos de inteligencia artificial. De hecho, una cuarta parte de ellas reportó hasta un 50% de tasa de fallas. La falta de personal calificado y las expectativas poco realistas fueron identificadas como las principales razones del fracaso. Y es que las corporaciones deben entender que, a medida que la tecnología IA se acelera, las organizaciones deberán tener una estrategia efectiva alineada con los objetivos y los modelos comerciales si quieren prosperar en la era digital.