Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

España está entre los diez países con más ataques de phishing

  • Seguridad

phishing email

Durante el segundo trimestre del año, España fue el sexto país del mundo que más ataques de phishing sufrió durante el segundo trimestre del año, según los datos del Kaspersky al respecto de esta amenaza informática.

El número total de ataques de phishing registrado durante el segundo trimestre del año aumentó en un 21% si se compara con las cifras de 2018 durante el mismo periodo, situando la cantidad de ataques en más de 129,9 millones.

Según los datos de Kaspersky, durante esos tres meses España fue el sexto país que más ataques de phishing sufrió en el mundo. Grecia fue el país en el que el mayor porcentaje (26,20%) de los equipos protegidos por Kaspersky activaron los sistemas antiphishing entre abril y junio de este año. Le siguieron Venezuela (25,67%), Brasil (20,86%), Australia (17,73%), Portugal (17,47%) y España (15,85%).

Uno de los métodos de phishing más novedosos que han identificado los expertos de esta firma de seguridad es la utilización de los servicios y sistemas de almacenamiento en la nube para disfrazar los emails de phishing como mensajes auténticos. Al incluir en el correo electrónico un enlace con un dominio legítimo, por ejemplo, Google Drive, el mensaje genera mayor confianza en el usuario y además evitan la detección por los filtros de spam. Además, en su informe también subraya los ciberdelincuentes también enviaron enlaces de phishing dentro de falsas convocatorias para eventos enviadas a través de Google Calendar, o imágenes a través de Google Photos acompañados por una petición de ingresar una comisión en una cuenta bancaria a cambio de recibir una transferencia de una gran suma de dinero.

Por otra parte, los datos de Kaspersky revelan que, si bien hasta ahora los ciberdelincuentes utilizaban el ransomware principalmente para estafar a particulares, muchas veces con la amenaza de difundir datos o imágenes íntimas y reveladoras sobre la vida personal de la víctima, en el segundo trimestre de 2019 su atención se ha desplazado hacia las organizaciones.

Según este método, los atacantes envían una solicitud de transferencia en bitcoin por valor de unos 4.000 euros a las direcciones públicas de la empresa o mediante el formulario de comentarios de su página web. Y en caso de rechazo, amenazan con enviar cartas supuestamente firmadas por la víctima a través formularios de contacto de 13 millones de sitios, así como spam agresivo en nombre de la empresa a 9 millones de direcciones postales, después del cual, según ellos, el proyecto Spamhaus identifica el sitio de la víctima como spam y lo bloquea para siempre.