Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cae el uso de bitcoin para pagos comerciales

  • Actualidad

Bitcoin

A pesar del auge de bitcoin, su uso para pagos comerciales no acaba de despegar. La estabilidad es un requisito indispensable para su consolidación y la criptomoneda, que recientemente cumplió diez años de vida, no logra convencer.

A pesar de que en bitcoin ha conseguido ser una moneda estable, su uso para pagos comerciales se ha reducido drásticamente en el último año. Así lo asegura Reuters que destaca que, según datos de Chainalysis, el pago se redujo en casi un 80% hasta septiembre en comparación con el mismo periodo del año anterior. De estos datos se podría pensar que la criptomoneda está compitiendo en un mercado difícil y que no conseguirá su consolidación hasta convertirse en una alternativa seria al dinero emitido por los estados.

Tras un invierno convulso, se creía que el bitcoin finalmente se comenzaría a utilizar para los pagos. No obstante, este objetivo no se cumplió y, ahora, las grandes empresas financieras y criptográficas están tratando de encontrar una mejor infraestructura tecnológica para ayudar a bitcoin en su despegue. La estabilidad es un requisito indispensable, según las principales firmas.

La inestabilidad de la moneda es su principal debilidad. La semana pasada ésta experimentó un desplome del 30% y el valor de los pagos cayó a 96 millones de dólares el pasado mes de septiembre, un fuerte descenso si se compara con que alcanzó un valor de 427 millones de dólares el pasado mes de diciembre.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Una década de vida

Fue el 31 de octubre de 2008 cuando Satoshi Nakamoto, fundador aún no identificado, publicó un documento en el que se detallaba lo que sería bitcoin. En ese momento, Nakamoto aseguraba que era imperativo que hubiera una moneda virtual que pudiera utilizarse para realizar pagos sin la participación de un banco.

Para realizar efectivo digital necesita una red de pago con cuentas, saldos y transacciones. Un problema importante que toda red de pago tiene que resolver es evitar el denominado doble gasto: evitar que una entidad gaste la misma cantidad dos veces. Por lo general, esto es hecho por un servidor central que mantiene un registro sobre los saldos.

En una red descentralizada, no tiene este servidor. Así que se necesita que cada entidad de la red haga este trabajo. Cada par en la red necesita tener una lista con todas las transacciones para comprobar si las transacciones futuras son válidas o un intento de duplicar la inversión.

Pero ¿cómo pueden estas entidades mantener un consenso sobre estos registros? Si los que comparten esta red no están de acuerdo con un solo balance menor, todo se rompe. Necesitan un consenso absoluto.

Auge y pérdida

A pesar del gran crecimiento que ha registrado, justo cuando cumplía diez años, experimentó la primera bajada en doce meses, cuando el bitcoin se negoció a en 6.263 dólares en el mercado BitStamp, lo que suponía una pérdida interanual del 3%.

Hace un año, bitcoin cerró en 6.443,22 dólares, en su camino a un máximo histórico cercano a los 20.000 dólares que alcanzó en diciembre.