Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Bitcoin cumple diez años

  • Actualidad

Bitcoin

Fue el 31 de octubre de 2008 cuando Satoshi Nakamoto, fundador aún no identificado, publicó un documento en el que se detallaba lo que sería bitcoin. En ese momento, Nakamoto aseguraba que era imperativo que hubiera una moneda virtual que pudiera utilizarse para realizar pagos sin la participación de un banco.

No obstante, Satoshi aseguró en su momento que nunca tuvo la intención de crear una moneda virtual, sino que su intención era construir un sistema de efectivo digital sin una entidad central. Como una red Peer-to-Peer para compartir archivos. Esta decisión se convirtió en el nacimiento de la criptomoneda.

En qué consiste

Para realizar efectivo digital necesita una red de pago con cuentas, saldos y transacciones. Un problema importante que toda red de pago tiene que resolver es evitar el denominado doble gasto: evitar que una entidad gaste la misma cantidad dos veces. Por lo general, esto es hecho por un servidor central que mantiene un registro sobre los saldos.

En una red descentralizada, no tiene este servidor. Así que se necesita que cada entidad de la red haga este trabajo. Cada par en la red necesita tener una lista con todas las transacciones para comprobar si las transacciones futuras son válidas o un intento de duplicar la inversión.

Pero ¿cómo pueden estas entidades mantener un consenso sobre estos registros? Si los que comparten esta red no están de acuerdo con un solo balance menor, todo se rompe. Necesitan un consenso absoluto. hasta ahora, había una autoridad central para declarar el estado correcto de los saldos. Pero, ¿cómo se logra el consenso sin una autoridad central?

Ésta es una de las grandes innovaciones de Bitcoin y Satoshi: demostrar que era posible lograr el consenso sin una autoridad central. Las criptomonedas forman parte de esta solución.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Interés internacional

El auge de Bitcoin ha llevado a muchas personalidades a manifestar su opinión sobre la moneda virtual. Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha llegado a hacer un llamamiento a los reguladores y a los bancos centrales para que se preocupen “seriamente” de las monedas virtuales, y no descarta que el FMI desarrolle su propia criptomoneda en algún momento. El Banco de España se ha mostrado a favor de regular bitcoin.

Jamie Dimon, consejero delegado de JPMorgan, ha advertido que bitcoin es un fraude. En su opinión, llegará un momento en el que explotará "y será peor que la famosa burbuja de los tulipanes del siglo XVII", mientras que para Credit Suisse es “la definición de la especulación”. Para Goldman Sachs la moneda virtual no es el nuevo oro.

En cambio, Peter Thiel, fundador de PayPal, destacó, en una conferencia, que muchas personas subestiman el potencial de Bitcoin. En su opinión, “si Bitcoin acaba siendo el equivalente cibernético al oro, presenta un gran potencial”, mientras que para el economista Barry Eichengreen las monedas digitales emitidas por los bancos centrales harán que las transacciones sean más eficientes.

Además, Gobiernos como el de Venezuela han anunciado recientemente la creación de su propia moneda virtual, El Petro, para “vencer el bloqueo financiero”.

Auge y pérdida

A pesar del gran crecimiento que ha registrado, justo cuando cumplía diez años, experimentó la primera bajada en doce meses, cuando el bitcoin se negoció a en 6.263 dólares en el mercado BitStamp, lo que suponía una pérdida interanual del 3%.

Hace un año, bitcoin cerró en 6.443,22 dólares, en su camino a un máximo histórico cercano a los 20.000 dólares que alcanzó en diciembre.