Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El líder más común: el autocrático; el más deseado, el transformacional

  • Actualidad

líderes

Hay cinco tipos de líderes: el autocrático, el democrático o participativo, el liderazgo transformacional, el laissez-faire (o delegativo) y el liderazgo transaccional. Y como en muchas otras facetas, no coincide lo que se quiere con lo que se tiene. Una gran parte de los empleados trabaja bajo una dirección autocrática, pero ansía tener un líder transformacional.

El modelo de liderazgo de una empresa es algo fundamental y marca su evolución, sus resultados, su forma de operar, su cultura, etc. De los cinco tipos de liderazgo (el liderazgo autocrático, el democrático o participativo, el liderazgo transformacional, el laissez-faire (o delegativo) y el liderazgo transaccional), el primero es el más común y, a la vez, el menos deseado.

Conociendo qué les caracteriza, quedan claros los motivos de las preferencias. Por ejemplo, uno de tres trabajadores declara trabajar bajo un modelo de dirección autocrático, un estilo de liderazgo clásico y unidireccional en el que el jefe concentra todo el poder y nadie desafía sus decisiones, los subordinados se limitan a obedecer las directrices que marca el líder. “Este tipo de liderazgo es, ciertamente, más clásico y poco adaptado a los tiempos de cambio continuo que vivimos en nuestro país”, dice InfoJobs, empresa a la que se le debe la autoría de este trabajo..

En cambio, a la hora de hablar sobre el tipo de liderazgo que desearían los empleados, el modelo autocrático es el menos nombrado: solo al 2,5% de los españoles les gustaría vivir un estilo de liderazgo autocrático en su empresa.

El segundo estilo de liderazgo que más impera en las empresas españolas es el democrático o participativo. Concretamente, el 27% de los encuestados afirma vivir este tipo de liderazgo en el trabajo, caracterizado por crear entusiasmo entre los trabajadores al priorizar la participación de todo el grupo. El líder promueve el diálogo entre los miembros de su equipo y, aunque la decisión final siempre la toma el superior, éste tiene en cuenta todas las opiniones.

Como su propio nombre indica, hablamos de una dirección participativa, que crea entusiasmo entre los trabajadores. Por ese motivo no sorprende que el tipo de liderazgo democrático sea el más deseado por el 35% de los encuestados, solo superado por el transformacional, que ha sido elegido por el 37% de los trabajadores como el liderazgo que les gustaría vivir en su empresa.

Éste consiste en un tipo de dirección centrado en el capital humano donde se reta, motiva y valora a los equipos, ya que son considerados como una parte esencial de la evolución y crecimiento de la empresa. Esta gestión potencia el compromiso de los trabajadores y su implicación en los proyectos, que los asumen como propios, por lo que se trata de una gestión más acorde a los tiempos actuales. A pesar de esto, y aunque es el favorito de los españoles, solo un 16% lo vive en la empresa en la que trabaja.

Por su parte, un 15% de los españoles declara tener un líder delegativo. Este tipo de liderazgo, también conocido como laisser-faire, se basa en la teoría de que los empleados con mucha experiencia, entrenamiento y motivación necesitan menos supervisión para ser productivos y, por tanto, el líder no interviene, ni controla, ni da un feedback regular a su equipo, salvo que sea totalmente necesario. Es el estilo de liderazgo que más libertad da a los miembros del equipo y, según los datos de InfoJobs, un 14,5% de los españoles afirma que le gustaría trabajar bajo este tipo de liderazgo en su empresa.

Por último, nos encontramos con un estilo transaccional, que vive el 7,5% de la población activa en su empresa. Este estilo de dirección se basa en transacciones para liderar a su equipo, es decir, en procesos de intercambio. Así, los trabajadores reciben premios por su desempeño laboral y, al mismo tiempo, el líder se beneficia de que se cumplan las tareas u objetivos.

El liderazgo transaccional es frecuente en equipos de ventas, donde la motivación se suele conseguir a través de comisiones o bonus. Según los datos del estudio realizado por InfoJobs solo el 11% de los empleados se decanta trabajar bajo este modelo de dirección.