Las arquitecturas híbridas, tendencia que impactará en la evolución de los centros de datos en 2020

  • Actualidad

data center

El debate sobre si los sistemas deben estar ubicados en las instalaciones de las empresas o en la nube dejará de existir en las compañías, ya que estará claro que la elección es un modelo híbrido de computación. Ésta es la primera de las tendencias que han identificado los expertos de Vertiv como decisiva en la evolución de los centros de datos a lo largo de este año.

Para Vertiv, durante 2020, la evolución hacia arquitecturas híbridas va a ser una de las tendencias que va a marcar la evolución de los centros de datos. En su opinión, este enfoque va a permitir a las organizaciones mantener el control de los datos confidenciales y, al mismo tiempo, satisfacer las crecientes demandas de una mayor capacidad y más prestaciones informáticas más cerca del usuario.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Aunque la computación en la nube (cloud computing) seguirá siendo una parte importante de la estrategia para TI en la mayoría de las organizaciones, sus expertos están observando “un sutil cambio de estrategia” a medida que las empresas intentan adaptar su combinación de TI y sus gastos a las necesidades de sus aplicaciones. “Conforme vemos una mayor cantidad de estas arquitecturas híbridas, se hace cada vez más evidente que los centros de datos empresariales se encuentran en buen estado, incluso cuando su papel está cambiando de cara a reflejar una combinación para ofrecer un mejor servicio a las organizaciones modernas”, subrayan.

De la reflexión de sus especialistas salen estas otras  tendencias:

- La velocidad de despliegue, un factor decisivo: a medida que las capacidades de las tecnologías y los sistemas se nivelan, los gestores de centros de datos y de TI van a recurrir cada vez más a otros criterios para seleccionar los equipos. El coste es siempre un elemento diferenciador, pero cada vez más la decisión dependerá de la rapidez con la que se puedan desplegar los activos. Cuando todos los demás factores son parecidos, cualquier ventaja en la velocidad de despliegue y activación puede ser el factor determinante. Esto es especialmente cierto según la informática continúa migrando al extremo en las redes distribuidas actuales, donde los retrasos en el envío generan falta de servicio y de ingresos.

- La densidad media del rack permanece estática: aunque es probable que la densidad media de los racks refleje, en el mejor de los casos, unos incrementos marginales, el aumento de las aplicaciones avanzadas y de las cargas de trabajo relacionadas con la inteligencia artificial (IA), como el aprendizaje automático y el aprendizaje profundo, hará que los segmentos relacionados con la informática de alto rendimiento sean necesarios y más habituales.

Los expertos de Vertiv anticipan una actividad temprana en este espacio en las áreas de defensa, analítica avanzada y fabricación en 2020, unas iniciativas que van a  sentar las bases para una adopción más generalizada en 2021 y más allá. Estos racks han representado hasta ahora un porcentaje minúsculo del total de racks, pero, sin embargo, pueden presentar desafíos desconocidos en potencia y refrigeración de los que debemos ocuparnos. El creciente interés en la refrigeración líquida directa es una respuesta a las demandas de computación de alto rendimiento.

- Las baterías proporcionan beneficios. En 2016, los especialistas de la firma pronosticaron que las baterías de ión-litio comenzarían a encontrar su espacio en los centros de datos, y eso ha demostrado ser cierto ya que el ión-litio hoy en día tiene una cuota de mercado significativa dentro de las baterías para sistemas de alimentación ininterrumpida (UPS). Esta cuota está creciendo y está comenzando a extenderse a las ubicaciones en el extremo de la red, donde la huella más pequeña y los menores requisitos de mantenimiento encajan perfectamente.

El siguiente paso es aprovechar la flexibilidad de las baterías de ión-litio y otras nuevas alternativas de baterías, como las de plomo puro de placas finas (TPPL), para compensar sus costes. Conforme nos adentramos en el año 2020, más organizaciones comenzarán a vender la energía almacenada en estas baterías a las empresas del sector eléctrico para ayudar a estabilizar la red y reducir los picos de consumo. Se espera que esto sea una parte importante de las grandes conversaciones sobre sostenibilidad en el sector de los centros de datos.

Sinergias a escala mundial: Estados Unidos, particularmente Silicon Valley, ha sido el epicentro del universo digital y de esta generación de desarrollo de centros de datos, pero la innovación tiene lugar en todas partes.

Ahora los centros de datos en toda Europa y en otros mercados de Asia y Pacífico Sur, como Australia, Nueva Zelanda y Singapur, están evolucionando y se están apartando de las prácticas tradicionales basadas en cuestiones regionales específicas, en parte porque se están viendo impactados por normativas, como las de protección de datos o una atención más estrecha a los impactos medioambientales. “Están llevando a un nuevo enfoque sobre las arquitecturas híbridas y el valor de la informática y el almacenamiento de datos en las propias instalaciones”, explica la compañía.

Mencionan también que, en China, algunos centros de datos han estado utilizando alimentación de 240V DC en servidores modificados por el fabricante para mejorar la eficiencia y reducir los costes. La alimentación DC ha sido durante mucho tiempo un objetivo teórico para los centros de datos de EE.UU., y no es difícil imaginar que otras partes del mundo adopten el modelo que se está incorporando en el país asiático en la actualidad