Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Condenan a empresas y trabajadores de Taiwan y China por el robo de secretos al fabricante de memoria Micron

  • Actualidad

Demanda Juicio

Las autoridades de Estados Unidos han emitido órdenes de arresto contra tres ciudadanos taiwaneses, condenados en Norteamérica y en Taiwán por robar secretos corporativos del fabricante Micron, uno de los líderes mundiales del mercado de memoria. Al parecer, estas tres personas habrían participado en una conspiración para robar tecnología de diseño y fabricación de memoria DRAM, destinada al fabricante taiwanés UMC y a una firma de origen chino.

La industria de memoria es una de las más importantes del campo de los semiconductores, y en los últimos años la competencia entre los fabricantes se ha recrudecido. Hay importantes firmas dedicadas a estas tecnologías en Estados Unidos, Taiwán, Corea y, más recientemente, también en China, y todas pugnan por ganar posiciones o mantener su liderazgo.

Como ocurre en casi cualquier ámbito industrial, en los últimos tiempos ha habido varios escándalos sobre el posible robo de secretos industriales, violación de patentes y otros problemas similares, y el último ha afectado al fabricante norteamericano Micron, cocreador de la memoria 3D Xpoint y uno de los líderes en la fabricación de memoria DRAM a nivel mundial. Hace dos semanas, un tribunal de Taiwán falló en contra de la empresa nacional UMC, y de tres de sus exempleados, en un juicio sobre el robo de secretos comerciales a Micron, condenándoles al pago de una multa de 3,5 millones de dólares y a varios años de prisión (y a cuantiosas multas), respectivamente.

 Ahora, los tribunales de Estados Unidos han tomado la misma dirección, condenando a UMD, a dos de estas personas, y a un tercero, por conspiración para robar secretos comerciales de Micron, lo que suponen bastantes años de prisión en el país. Ante la posibilidad de ser condenados en estos tribunales más severos, los acusados no se personaron al juicio, lo que ha llevado las autoridades de Estados Unidos a declararles culpables y emitir órdenes de arresto. Aunque los acusados se encuentran en China y Taiwán, países que no tiene tratado de extradición con EEUU, por lo que no se espera que cumplan la condena en Norteamérica.

Según comentan en el medio The Register, las acusaciones contra estas personas y contra UMC giran en torno al robo de secretos vinculados al diseño y la fabricación de chips de memoria DRAM, que tendrían un valor de entre 400 y 8.750 millones de dólares. Esto quedó expuesto cuando los representantes de UMC, la firma china Jinhua y uno de los acusados presentaron cinco solicitudes de patentes con secretos claramente robados de Micron.