Telefónica y un consorcio francés crean un operador mayorista neutro de fibra óptica para entornos rurales

  • Actualidad

Telefonica

Telefónica, junto con el consorcio formado por Crédit Agricole Assurances y Vauban Infrastructure Partners, crean Bluevia Fibra, una operador mayorista neutro, cuyo negocio será el despliegue de fibra en zonas rurales con poca oferta de otros operadores. Vauban y Crédit Agricole Assurances comprarán una participación del 45% de Bluevia por un total de 1.021 millones, operación que podría completarse a finales de año.

Recomendados: 

Tendencias Tecnológicas Digitales 2022 Informe

Principales predicciones de transformación digital  Leer

Varios: informes de tendencias tecnológicas para la empresa y sociedad digital Ver

El Grupo Telefónica y el consorcio formado por la aseguradora bancaria Crédit Agricole Assurances (CCA) y el inversor en infraestructuras Vauban han llegado a un acuerdo para constituir Bluevia, un operador mayorista neutro para comercializar y desplegar una red de fibra óptica en España, en zonas principalmente rurales y con limitado solape con otras redes.

Para hacerlo, el consorcio francés adquirirá un 45% de la compañía por un importe total de 1.021 millones de euros en efectivo pagadero al cierre de la operación, valorando el 100% de Bluevia en 2.500 millones de euros. Una vez completada la transacción, el Grupo Telefónica tendrá una participación del 55% en Bluevia y CAA/Vauban, el 45% restante. La participación del 55% del Grupo Telefónica se realizará a través de Telefónica España y de Telefónica Infra, con participaciones del 30% y 25% respectivamente.

Según explica Telefónica en un comunicado, Bluevia ofrecerá acceso mayorista de fibra hasta el hogar (FTTH) a todos los proveedores de servicios de telecomunicaciones. Partiendo de una huella inicial de 3,5 millones de unidades inmobiliarias que serán adquiridas a Telefónica España, el operador mayorista neutral ampliará su red hasta alcanzar los 5 millones a finales de 2024, llevando el acceso de banda ancha ultra-rápida de fibra, una tecnología con menor impacto medioambiental, a áreas que actualmente no disponen de este servicio".  

Además, la compañía se beneficiará de las capacidades operativas y comerciales de Telefónica España, así como del despliegue de la red de fibra, centrándose en las zonas donde Telefónica tiene clientes de cobre, habiéndose comprometido a desconectar su red de cobre minorista para 2024.

La transacción está sujeta a obtener las correspondientes aprobaciones regulatorias y se espera que el cierre se produzca a finales de 2022.