El sector público acelera su digitalización, pero aún está en una primera etapa

  • Estrategias digitales

digitalizacion 2

La mayoría del sector público español aún se encuentra en la primera etapa de su transición digital, según un informe al respecto de IDC Research España. Pese a ello, se encuentra en una etapa inicial. Aunque su gasto en TI crecerá algo en los próximos años, la mayor parte del presupuesto se concentra en el mantenimiento de sistemas de gestión y de aplicaciones heredadas.

Recomendados: 

Administración pública: afrontando la década digital Evento

La actualidad de los Fondos Next Generation EU y las oportunidades para el canal TI Webinar

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

En su informe “Retos y Prioridades del Sector Público en España ante la llegada de los Fondos Next Generation EU”, IDC Research España concluye que la pandemia ha propiciado una aceleración en su proceso de modernización tecnológica, motivada en gran parte por la necesidad de poder prestar los servicios que la sociedad y las empresas están demandando en la actualidad. De hecho, este año el gasto en tecnología ha crecido un 6,4% con respecto a 2020, pero es un porcentaje que bajará y se estabilizará hasta 2024, situándose en una tasa de crecimiento anual compuesto del 1,2%.

Los datos de la consultora muestran que, aunque algunas organizaciones del sector público están bien posicionadas para la próxima normalidad, la mayoría, un 81%, aún se encuentra en las primeras etapas de su transición.

La investigación destaca que el gasto asociado al puesto de trabajo en el sector sector crecerá hasta alcanzar los 871,5 millones de euros en 2024, presentando tasas de crecimiento agregado compuesto cercanas al 70% en el periodo 2021-2024, impulsadas por la adopción de cloud y servicios de big data y analytics fundamentalmente. También lo hará el de Educación, que registra este año un incremento del 11% si se compara con 2020, y la Administración General del Estado y Administración Regional/Local, que aumentan su inversión un 5,2% y 5,1%, respectivamente, frente a 2020.

Principales apuestas tecnológicas
El informe apunta a una mayor concentración de la inversión en el mantenimiento de sistemas de gestión corporativos y aplicaciones heredadas, áreas en las que el 41,7% de la muestra tiene intención de invertir entre un cuarto y la mitad de su presupuesto. La Administración Regional (54,5%) y las empresas y organismos públicos (41,9%), respectivamente, lo consideran una de las principales prioridades de inversión.

Esta se concentrará en torno a estas cuatro áreas:

Cloud y modernización
Si bien el entorno regulatorio actual retrasa el despliegue de cloud en la Administración, la firma de análisis asegura que la migración de cargas de trabajo a arquitecturas en la nube, la automatización de procesos inteligentes y ganar agilidad convierten a esta tecnología en una prioridad. La inversión en la nube se sitúa en cotas de un 10% de media del presupuesto que dispone el organismo público, siendo la AGE la principal tractora en cuanto a inversión en esta categoría.

Automatización y experiencia ciudadana
El uso de canales digitales para la interacción con los ciudadanos y empresas es fundamental. Por ello, a corto plazo, las organizaciones va a evaluar la eficiencia de los procesos internos y buscar las áreas que podrían beneficiarse de una mayor digitalización o analizar opciones para agilizar procesos de bajo rendimiento sin afectar a la prestación de servicios a los ciudadanos.

Según la firma, la automatización de procesos cobra cada vez mayor importancia dentro del porcentaje de gasto del sector público (18,4% de la muestra invertirá entre el 25% y el 50% del presupuesto en esta partida), aunque también es desigual dependiendo del nivel de la Administración. La empresa pública (22,6%) y la Administración Regional (21,2%) son los principales impulsores de iniciativas de este tipo.

Trabajo inteligente
Factores como la regulación, la cultura organizacional, la actual obsolescencia tecnológica y la dificultad para actualizar las herramientas o disponer de procesos complejos para realizar el teletrabajo aparecen como los principales retos a la hora de abordar la consolidación de políticas de Smart Work en la Administración Pública, en la que los proveedores de tecnología juegan un papel esencial como facilitadores.

El puesto de trabajo, sin duda, sigue siendo como un reto para los organismos públicos, aunque su importancia es desigual en función del tipo de organismo que se considere y, a día de hoy, la Administración Local lo considera una prioridad. En esta categoría, el 18,4% de la muestra se plantea realizar una inversión de entre el 25% y 50% de su presupuesto para adecuar el puesto de trabajo del empleado público a las nuevas necesidades que impone la situación actual. Desagregando por tipología de organismo, son la empresa pública (35,2%) y la Administración Local (15,2%) las que impulsan la inversión.

Para realizar el informe, que ha contado con la colaboración de Dynatrace, F5, Mitel, OpenText, TeamViewer y T-Systems, IDC ha realizado una investigación de mercado en la que ha consultado a más de 3.000 organismos de la Administración Pública a todos los niveles.