Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Empresas tecnológicas, digitalización y la seguridad nacional

  • Opinión

Marinero

Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA, creadora de Internet hace 50 años), Pentágono, CIA... y Silicon Valley -las empresas tecnológicas y digitales de Estados Unidos- han estado siempre unidos. El primer microprocesador de Intel no fue destinado al mercado de consumo, sino a un submarino nuclear norteamericano. Hewlett y Packard, fundadores de la empresa que lleva sus nombres, trabajaron en el ministerio de Defensa de Estados Unidos: David Packard fue subsecretario de Defensa en el gobierno de Richard Nixon entre 1969 y 1971. Y, cuando, acabó su período en el Pentágono y volvió a HP, escribió manuales sobre el uso de las Tecnologías de la Información al servicio de la defensa nacional.

En otras palabras, la industria de defensa norteamericana -y la china, la europea, la española y la de cualquier país sensato- y sus empresas tecnológicas están muy unidas. En España, Telefónica, seguida por Indra, Hispasat e IBM, también tienen una fuerte vinculación con la seguridad nacional. En el caso de Telefónica, desde la creación de Telefónica Empresas, las tecnologías de la digitalización están al servicio de las empresas y de las administraciones públicas, como anunciaron José Cerdán Ibáñez, CEO mundial de Telefónica Business Solutions, y María Jesús Almanzor, CEO de Telefónica España, en enero de 2019. El día 30 de ese mes, el presidente de Telefónica España, Emilio Gayo, ofrecía los servicios de su empresa al Secretario de Estado de Defensa español. Y lo mismo sucede en todos los países de la Unión Europea y en el resto de los países en que está presente Telefónica.

Las tecnologías de la digitalización han hecho más fuerte el vínculo entre empresas TI digitales y la Seguridad Nacional: Internet, Internet de las Cosas, Cloud Computing, Inteligencia Artificial, Conectividad, Seguridad y Ciberseguridad, Big Data… son soluciones tecnológicas digitales que ofrecen desde Amazon, Microsoft, Oracle e IBM a Telefónica Empresas. Es negocio, es seguridad nacional, y es patriotismo.

El Pentágono sacó a concurso el acuerdo de computación en la nube -JEDI- en 2017 y es uno de los contratos de defensa más lucrativos de la historia. Amazon está a punto de ganar los diez mil millones de dólares para proporcionar servicios de computación en la nube al Departamento de Defensa norteamericano. Que Amazon sea el favorito tiene soliviantados a Microsoft, Oracle e IBM, aunque sería injusto se quejaran: Larry Elisson, presidente y fundador de Oracle, lleva años sacando pecho de su contrato con la CIA, por ejemplo. IBM, desde su fundación, trabaja para el Departamento de Defensa de EEUU. No es que no tenga nada de malo, sino que es lo más normal del mundo. Recordemos el primer ordenador de la era moderna, de Alan Turing, fue “construido” a principios de la Segunda Guerra Mundial para “break the code”, para descifrar el código de comunicaciones alemán, llamado Enigma.

Otra cosa es que este contrato de cloud que está a punto de ganar Amazon, en comparación con los esfuerzos para construir grandes aviones de combate o misiles hipersónicos (los tipos de proyectos militares de los que estamos acostumbrados a escuchar), el programa de Infraestructura de Defensa de la Empresa Conjunta (traducción: cloud para el Pentágono) llame más la atención que fabricar una fragata de Navantia. El contrato JEDI entre Pentágono y Amazon incluye centros de datos, sistemas de TI y aplicaciones basadas en la web. Telefónica Empresas ofrece lo mismo, aunque no fabrique fragatas ni portaaviones.

Es, simplemente, mundano que Amazon esté compitiendo por tal contrato. Después de todo, es un gran jugador mundial de computación en la nube; su división de Amazon Web Services (AWS) generó más de 25 mil millones en ingresos en 2018. Otra cosa es que haya sido foco de atención sobre la naturaleza cambiante de Amazon y su papel en la seguridad nacional y la política. La compañía ha pasado la última década trabajando cuidadosamente para entrar en el corazón de Washington (=millones de dólares en lobistas), y hoy, no contenta con ser el minorista en línea más grande del mundo, está a punto de convertirse en uno de los mayores contratistas de defensa de Estados Unidos.

Uno de los generales del Pentágono que dirige el proyecto JEDI se preguntó en voz alta: “¿Qué pasaría si aprovecháramos todas estas increíbles soluciones que han sido desarrolladas e impulsadas por personas que no tienen nada que ver con el gobierno federal?¿Qué pasaría si tuviéramos que desbloquear esas capacidades para cumplir nuestra misión de defensa nacional? ¿Qué pasaría si aprovecháramos los marketplaces de Amazon que se han desarrollado en el cloud comercial? Eso es JEDI". Nada que ver con Skywalker y la Guerra de las Galaxias.

Con independencia de JEDI, está claro que el vínculo del Pentágono con Silicon Valley está creciendo. A pesar de, en el caso de Amazon, la animadversión personal que se tienen el presidente Trump y el presidente de la tecnológica, Jeff Bezos. En cambio, de todos es sabida la nueva amistad del presidente con Tim Cook, primer ejecutivo de Apple, que pasaron del odio al amor, con una simple llamada telefónica.

Una razón puede tener que ver con las prioridades del propio Departamento de Defensa. Una vez, abrió el camino en la informática: muchas de las tecnologías que hicieron posible la computación en la nube, incluida la propia Internet, se originaron en investigaciones patrocinadas por los militares. Hoy, sin embargo, el dinero que las grandes empresas tecnológicas aportan a la Tecnología de la Información eclipsa lo que el Pentágono gasta en investigación informática. La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), que financió la creación de Arpanet (el precursor de Internet) a partir de la década de 1960, todavía está involucrada en informática, pero cuando se trata de computación en la nube, no está construyendo la suya propia: el trabajo en la nube del Pentágono, hoy, se centra en desarrollar prototipos seguros y de código abierto que puedan ser adoptados por cualquier persona, ya sea en el gobierno, la academia o empresas comerciales, como Amazon.

A diferencia de Larry Ellison, quien se jacta abiertamente de que la CIA es cliente preferencial de Oracle de toda la vida, Bezos forma parte de una segunda ola de magnates tecnológicos que desconfiaban de los vínculos con Washington. Sin embargo, la compañía ya estaba haciendo sus primeras incursiones en los servicios de computación en la nube que eventualmente lo convertirían en un obvio socio gubernamental. En 2003, dos empleados, Benjamin Black y Chris Pinkham, escribieron un artículo describiendo un sistema de servidor virtual estandarizado para proporcionar potencia informática, almacenamiento de datos e infraestructura bajo demanda. Si Amazon considera que este sistema es útil, sugirieron, también lo harían otras empresas. Un día, los que no quieran operar sus propios servidores no tendrían que hacerlo: simplemente podrían alquilarlos.

El dúo le presentó la idea a Bezos, quien les dijo que la siguieran. Lanzado públicamente en marzo de 2006, mucho antes de servicios rivales como Microsoft Azure y Google Cloud. AWS ahora domina el mercado. Los servicios en la nube proporcionaron a Amazon el 13% de su negocio general en 2018, y una parte desproporcionada de sus ganancias. AWS cuenta con millones de clientes, incluidos Netflix, Airbnb y GE.

Proporcionar infraestructura a otras empresas abrió la puerta para servir a las agencias gubernamentales. En 2013, AWS obtuvo una victoria sorpresa para convertirse en el proveedor de computación en la nube de la CIA. El acuerdo, valorado en 600 millones de dólares, convirtió a Amazon en un importante contratista de seguridad.

Todo esto ha sucedido sin mucha fricción, mientras que otros gigantes de la tecnología han tenido relaciones desiguales con el aparato de seguridad nacional. En 2015, Apple desafió públicamente al FBI cuando se le pidió que entrara en un teléfono propiedad de uno de los autores de un tiroteo masivo en San Bernardino, California (el FBI retiró su solicitud después de pagar a piratas informáticos 1 millón de dólares para obtener acceso al contenido del móvil). Y Google se retiró de la licitación a JEDI el año pasado después de que un empleado se revelara por su trabajo en un contrato de Inteligencia Artificial para el Pentágono, el Proyecto Maven.

Amazon no ha visto el mismo tipo de reacción de su personal, tal vez porque es conocido por un enfoque radical en las negociaciones laborales. E, incluso cuando sus trabajadores se inquietaron, no fue por los vínculos de la CIA o el Pentágono con Amazon, sino porque vendió servicios web a Palantir, la compañía de análisis de datos que trabaja con Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés y muy odiada por hispanos, en USA). Los empleados de Amazon escribieron una carta abierta a Bezos en protesta por la "política inmoral de Estados Unidos", pero ha tenido poco efecto, si es que lo tuvo.

Y sería una sorpresa si lo tuviere. Es difícil imaginar que después de más de cinco años de proporcionar la columna vertebral de la computadora para la CIA, mientras realiza ataques con aviones no tripulados en todo el mundo, Amazon repentinamente se negase a trabajar en la aplicación de la ley de inmigración de Trump…

 

DARPA busca nuevas NIC (Network Interface Cards) para acelerar las redes. El creador de Internet ahora busca acelerarlo desatascando los cuellos de botella de la red.

La agencia gubernamental que nos proporcionó Internet hace 50 años ahora está buscando aumentar drásticamente la velocidad de la red para abordar los cuellos de botella y los puntos de estrangulamiento para las aplicaciones de computación intensiva.

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), un brazo del Pentágono, ha presentado una iniciativa informática, una de muchas, que intentará revisar la pila de red y las interfaces que no pueden seguir el ritmo de los procesadores de alta gama y que, a menudo, son el estrangulador para aplicaciones basadas en datos.

La iniciativa DARPA, Fast Network Interface Cards o FastNIC, tiene como objetivo aumentar el rendimiento de la red en un factor de 100 a través de una transformación clara de la pila de red de la aplicación a las capas de software del sistema que se ejecutan sobre hardware cada vez más rápido. DARPA está solicitando propuestas de proveedores de redes.

El verdadero cuello de botella para el rendimiento del procesador es la interfaz de red utilizada para conectar una máquina a una red externa, como un Ethernet, lo que limita severamente la capacidad de ingesta de datos de un procesador. Hoy, el rendimiento de la red con tecnología punta es de aproximadamente 1.014 bits por segundo (bps) y los datos se procesan en conjunto a aproximadamente 1.014 bps. Las pilas actuales solo ofrecen entre 1.010 y 1.011 bps de rendimiento de aplicación.

Muchos otros elementos del diseño del servidor han visto saltos en el rendimiento, como la memoria, las mallas, NVMe-over-Fabric y PCI Express, pero la velocidad de la red ha sido algo lenta, en comparación con pequeños baches en rendimiento. El hecho es que todavía se usa Ethernet como protocolo de red (en DARPA y en el Pentágono) 56 años después de que Bob Metcalf lo inventara en Xerox PARC. Tenía mucha razón José María Álvarez-Pallete, presidente mundial de Telefónica, cuando, ante analistas de mercado en junio pasado, afirmó que sin una conectividad adecuada sería imposible el despliegue de la Cuarta Revolución Industrial. El Pentágono no estaba preparado en este sentido.

Por lo tanto, los administradores de programas de DARPA están utilizando un enfoque que rediseña las arquitecturas de red existentes. Los programas FastNIC seleccionarán una aplicación de desafío y le proporcionarán el soporte de hardware que necesita, el software del sistema operativo y las interfaces de aplicación que permitirán una aceleración general del sistema que se obtiene al tener NIC más rápidas.

Los investigadores diseñarán, implementarán y demostrarán el hardware de interfaz de red de 10 Tbps utilizando interfaces de hardware existentes o mapeadas. Las soluciones de hardware deben conectarse a los servidores a través de uno o más puntos de interfaz estándar de la industria, como buses de E / S, redes de interconexión multiprocesador y ranuras de memoria para admitir la transición rápida de la tecnología FastNIC.

El siguiente paso sería desarrollar un software de sistema para administrar el hardware FastNIC. El software de código abierto basado en al menos un sistema operativo de código abierto permitiría una transferencia de datos más rápida y paralela entre el hardware de red y las aplicaciones.

 

¿Y España?

Telefónica Empresas nació en enero de este año con el objetivo de acompañar a las empresas y administraciones públicas en su Transformación Digital. La industria de Defensa española está dentro del sector público. Telefónica Empresas es una única propuesta para la empresa y el sector público apoyada en seis grandes áreas de negocio: conectividad, cloud, seguridad, Big Data, IoT y digital workplace, y en un modelo que incorpora alianzas con las grandes compañías del mercado como Amazon, Google, Microsoft o Cisco. Es decir, los mismos jugadores tecnológicos que trabajan para el Pentágono y la CIA.

Telefónica Empresas apuesta por una oferta de servicio centralizado y de principio a fin para cada uno de los proyectos. Un plan de acción para el mercado Business to Business (B2B) con el objetivo de liderar el mercado de servicios digitales. Se trata de acompañar a las empresas y administraciones públicas en su proceso de Transformación Digital, tanto desde el punto de vista interno y de organización, como de los servicios que ofrecen a sus clientes.

Telefónica está desarrollando una propuesta de valor para empresas que permite al cliente construir una oferta a su medida. Esta propuesta de valor se basa en un core digital que es la integración de las comunicaciones, las soluciones cloud y la seguridad. Este nuevo core digital sirve como base y habilita la integración tanto de los propios servicios digitales como los servicios digitales de terceros que el cliente demande. Para ello, se trabaja en construir el ecosistema de socios más completo con líderes en cada una de sus categorías. Dentro de este ecosistema se integran también las startups que Telefónica está incubando a través del programa Open Future.

Telefónica Empresas o Telefónica B2B ha estado poniendo el foco en reforzar las unidades de negocio especializadas en cada una de estas tecnologías (conectividad, cloud, seguridad, Big Data, IoT y digital workplace), que en los últimos años han tenido una senda de continuado crecimiento, situando a Telefónica como uno de los actores de referencia en el mercado de las nuevas tecnologías para empresas y sector público, en España, Reino Unido, Alemania e Iberoamérica.

Con Telefónica Empresas, los empresarios y contratistas del sector público podrán acceder a todas las capacidades, servicios y soluciones de las diversas unidades de negocio de la compañía como Eleven Paths, Acens, Luca, On the Spot, Wayra y Digital Retail, a través de una oferta comercial completa tanto para grandes empresas como para las de tamaño mediano y pequeño, así como el sector público. Telefónica Empresas se posiciona como el socio de confianza para llevar a cabo la transformación digital de los negocios y el sector público. Vodafone, Orange y Más Móvil están mirando a Jaén, contemplando los olivos

De hecho, Telefónica ofreció su colaboración al Ministerio de Defensa nada más lanzar Telefónica Empresas para desarrollar sus infraestructuras tecnológicas. Telefónica ha mostrado su firme compromiso para contribuir a los objetivos del Ministerio de Defensa con todos los recursos tecnológicos de los que dispone, en el marco del Plan Estratégico CIS (PECIS) del Ministerio de Defensa, aprobado en 2018, con un período de ejecución de 6 años (2019-2024), para dotar al Departamento, a los Ejércitos y a la Armada de las más modernas tecnologías. Lo conozco a través de la OTAN.

¿Qué ofrece Telefónica B2B o Telefónica Empresas a Defensa? Evidentemente, soluciones tecnológicas de defensa e inteligencia militar: soluciones basadas en las redes de comunicación (estratégicas/ tácticas/ operacionales), sistemas de información militar, así como la implantación de Centros de Mando y Control Militar (C4SRI), en lo que la multinacional española está avalada por referencias en numerosas organizaciones gubernamentales y de defensa tanto en España como en Latinoamérica.

También, soluciones tecnológicas de seguridad nacional destinadas a Gobiernos y Agencias gubernamentales: Desarrollo e implantación de soluciones tecnológicas que ayuden y mejoren la operativa de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para garantizar la seguridad nacional, control de fronteras…

La similitud entre naciones no es fortuita: país grande o país chico, las empresas tecnológicas se han convertido en imprescindibles para la defensa de las naciones.

 

Jorge Díaz Cardiel. Socio Director Advice Strategic Consultants