El Gobierno empieza a buscar sede para la futura Agencia de Supervisión de la Inteligencia Artificial

  • Opinión

iartificial

El Consejo de Ministros acaba de acordar el inicio del procedimiento para establecer la sede física de la futura Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial (AESIA). El Gobierno empieza a materializar su intención de descentralizar las sedes físicas de los organismos de la Administración, y esta agencia será el primero de ellos.

Los organismos públicos de nueva creación estarán ubicados fuera de Madrid. Es el propósito del Gobierno, que estrena la nueva política con la Agencia de Supervisión de la Inteligencia Artificial. Lo que sí estará en Madrid, la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Sedia), en la que enmarca esta nueva agencia. Concretamente sus oficinas se encuentran en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, de Reyes Maroto, aunque depende del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación digital, que dirige Nadia Calviño.

Las sedes candidatas deben contar, según informa el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, "con un fuerte ecosistema empresarial y de investigación sobre esta tecnología", además de estar preparadas para generar y recibir talento técnico multidisciplinar, con conocimientos tanto en las nuevas tecnologías, los diferentes sistemas de inteligencia artificial y sus modelos de supervisión, como en los campos de la ética, las ciencias sociales y jurídicas. 

El Gobierno destaca de la creación de este organismo que "España se convertirá en el primer país de la Unión Europea con una Agencia Estatal de supervisión de la Inteligencia Artificial (IA), anteponiéndose a la entrada en vigor del futuro Reglamento europeo de IA, que establece la necesidad de que los Estados miembros cuenten con una autoridad supervisora en esta materia". 

La agencia, que contará con un presupuesto inicial de 5 millones de euros y un equipo de al menos 40 profesionales, será la responsable de minimizar los riesgos significativos de esta tecnología para la seguridad y la salud de las personas, así como sobre sus derechos fundamentales" y dependerá directamente la Estrategia Nacional de IA. Además, se encargará de poner en marcha el primer piloto para regular la inteligencia artificial en la Unión Europea.