Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

España, segundo país del mundo con más ataques de troyanos bancarios móviles

  • Seguridad

seguridad troyano

El número de archivos bancarios móviles maliciosos ha alcanzado su nivel más alto en el último año y medio, según un nuevo estudio de Kaspersky. España es el segundo país con más proporción de usuarios atacados por este tipo de malware (0,48%), por detrás de Japón.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

La cantidad de archivos bancarios móviles maliciosos ha alcanzado su nivel más alto en los últimos 18 meses, lo que supone un fuerte aumento del volumen de este malware destinado a robar credenciales y dinero de las cuentas bancarias de los usuarios.

Lo han advertido los investigadores de Kaspersky tras evaluar estos datos: en el primer trimestre de 2020, se encontraron 42.115 archivos de este tipo de malware, que es el valor más alto en el último año y medio, y supera por 2,5 el registrado en el último trimestre de 2019.

Como explica la firma, los troyanos bancarios móviles suelen tener el aspecto de una aplicación financiera legítima, pero cuando una víctima intenta acceder a su aplicación bancaria legítima e introducir sus credenciales de seguridad, los atacantes también obtienen acceso a esa información privada.

El país más afectado fue Japón, con un mayor porcentaje de usuarios atacados (0,57%), seguido de España (0,48%) e Italia (0,26%).

Sobre cómo reducir el riesgo de que un dispositivo móvil sea infectado por este tipo de malware, la compañía recomienda instalar aplicaciones sólo desde fuentes de confianza, idealmente de la tienda oficial de aplicaciones de Google Play; emplear una solución de seguridad robusta y no realizar el procedimiento de rooting, ya que esto proporcionará a los ciberdelincuentes capacidades ilimitadas para explotar el dispositivo.