La gestión de los datos, clave en su protección: cuatro pasos imprescindibles

  • Seguridad

proteccion de datos

Garantizar la privacidad y la protección de los datos es algo estratégico para todas las organizaciones, que tienen que encontrar el equilibrio entre seguridad y agilidad. Para ello, tienen que entender la protección de los datos como un proceso de negocio igual que ocurre con otras áreas críticas como marketing y ventas, contabilidad o servicio al cliente. Repasamos las claves para gestionar esta cuestión de la forma más adecuada.

Recomendados: 

Protección avanzada de datos y continuidad de negocio con Nutanix y Veeam Webinar 

Transacciones electrónicas europeas: cumpliendo con eIDAS Webinar

Los datos son un activo para cualquier organización y, a medida que aumenta su aportación de valor, crece la preocupación por protegerlos y, además, no hay que olvidar que la privacidad es un derecho fundamental de las personas. Garantizar la privacidad de los datos y su protección pasa por realizar una correcta gestión.

Los expertos de Cloudera, proveedor de soluciones de gestión y analítica de datos, han reunido las claves sobre los puntos críticos en los que hay que centrarse para asegurar que la información que manejan las compañías está a salvo y que se pueden articular las políticas adecuadas de privacidad y protección:

Clasificación de los datos
El principal reto de la privacidad consiste en saber qué datos proteger y con qué intensidad. La cantidad de información que llega a las empresas está creciendo en los últimos tiempos con la proliferación de 5G y el aumento de las conferencias virtuales. Entender el impacto de la sensibilidad o la privacidad de los datos correctamente va a ser crucial. Aunque cada empresa procesa y clasifica los datos según sus necesidades y regulaciones, son necesarios controles y políticas de seguridad relacionados con dichas clasificaciones, que contribuyan a que las compañías se protejan mejor frente a posibles amenazas y vulnerabilidades.

El gobierno del dato de manera proactiva
Hay dos tipos de estrategias en cuanto a la gestión de los datos: la reactiva y la proactiva. La primera se limita a reaccionar prácticamente, de manera retrospectiva, ante el cumplimiento de los cambios en las regulaciones, mientras que las compañías que apuestan por la segunda gestionan de manera activa sus datos y emplean la información de forma estratégica. En la situación actual, en la que gestionamos una cantidad desmesurada de datos a diario y escenarios impredecibles hasta hace poco, es esencial la proactividad. “Anticiparse y trabajar bien el dato en el momento que llega a la organización, es fundamental para proteger la información. Y no se trata de un problema técnico, sino de una decisión organizacional”, sostienen sus especialistas.

Protección de datos en la nube
Muchas empresas ya no están en la oficina y tienen su entorno de red cuidadosamente controlado. El acceso remoto y el uso de la VPN son cada vez más habituales. La información ya no está en la red de la empresa, sino que también la podemos almacenar en nuestros ordenadores personales o en otros dispositivos, que son mucho menos controlables. El futuro pasa por espacios aislados de gobierno para garantizar la privacidad y la seguridad de los datos.

Privacidad por defecto
Las empresas están obligadas a garantizar que los datos personales estén expuestos de la manera correcta a las personas adecuadas. Un buen gobierno va a permitir la apertura de más datos a más usuarios. ‘Privacy by Design’ o desde el diseño es un marco que busca integrar de manera proactiva la privacidad en las especificaciones de diseño de las tecnologías de la información, infraestructuras en red y prácticas comerciales. De esta forma, se incorporan una serie de principios fundamentales diseñados para evitar que se produzcan infracciones de privacidad y violaciones de datos, desde el principio.