Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Solo en China la inteligencia artificial creará 90 millones de empleos más de los que destruirá

  • Actualidad

IA y tecnologías relacionadas - PwC

Según un estudio de PwC, hasta 2037, la inteligencia artificial y otras tecnologías relacionadas, como los drones, los robots y los vehículos autónomos, impulsarán un crecimiento del empleo neto en China del 12%. Además, creará 90 millones de puestos de trabajo más de los que destruirá.

El análisis revela que, en las próximas dos décadas, estas nuevas tecnologías podrían sustituir en torno al 26% de los puestos de trabajo que existen en China (unos 204 millones de empleos).  Pero, a su vez, concluye que serán capaces de crear un 38% de trabajos nuevos (unos 297 millones de empleos).  

Esta es una de las principales conclusiones del informe What will be the net impact of AI and related technologies on Jobs in China, elaborado por PwC y que se ha presentado la semana pasada en Tianjin durante la reunión que celebró el Foro Económico Mundial. 

La mayor parte de los nuevos puestos se concentrarían, según la previsión de PwC, en el sector servicios, donde se estima un incremento neto del empleo del 29% (97 millones de trabajos netos), seguido de construcción (+23%/14 millones), y de la industria (+3%/4 millones de puestos netos). 

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

La agricultura, por el contrario, será el único sector que no logrará compensar la destrucción de empleo, que caerá un 10% (22 millones de trabajos netos menos). 

Por tanto, la Inteligencia artificial y otras tecnologías relacionadas podrían tener un impacto positivo en el empleo. No obstante, el documento también refleja que este escenario tiene numerosas incertidumbres y que su resultado dependerá de cómo el gobierno chino, las empresas y las personas se adapten a estas nuevas tecnologías.