Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

26M: La UE reclama más cooperación a las tecnológicas para luchar contra las fake news

  • Actualidad

Fake News

Aunque la Comisión Europea alaba los esfuerzos que han realizado las principales compañías tecnológicas para evitar que sus plataformas se conviertan en sitios de propagación de fake news, considera que todavía queda mucho por hacer y les reclama más cooperación una vez que hayan concluido las elecciones.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

El próximo domingo, más de 500 millones de europeos están llamados a las urnas para elegir a sus representantes para los próximos cuatro años. Además, en el caso de España, también se celebran las elecciones autonómicas y locales. Una de las grandes preocupaciones de los organismos ha sido garantizar que las elecciones transcurran sin noticias falsas, o fake news, y, en el caso de la UE, han reclamado a las principales compañías tecnológicas mayores esfuerzos para que sus plataformas no se conviertan en campos para la desinformación.

En este sentido, Andrus Ansip, vicepresidente del mercado único digital, Vera Jourovà, comisaria de justicia, consumidores e igualdad de género, Julian King, comisario responsable de la Unión de la seguridad, y ariya Gabriel, comisaria de economía y sociedad digital, han felicitado el trabajo realizado por Facebook, Google y Twitter.

En un comunicado conjunto, han reconocido “los continuos progresos registrados por Facebook, Google y Twitter en el cumplimiento de sus compromisos de aumentar la transparencia y proteger la integridad de las próximas elecciones”.

Las redes sociales han adoptado “medidas enérgicas contra las conductas manipuladoras en sus servicios, tales como las operaciones coordinadas de desinformación. También han facilitado datos sobre las medidas para mejorar el control de la colocación de anuncios publicitarios”.

A pesar de los esfuerzos, consideran que “aún queda mucho por hacer para reforzar la integridad de sus servicios, incluidos los de publicidad”. Además, “los datos facilitados aún carecen del nivel de detalle necesario para permitir una evaluación independiente y precisa de la manera en que las estrategias de las plataformas han contribuido realmente a reducir la propagación de la desinformación en la UE”.

Las tres compañías han creado bibliotecas de publicidad política de acceso público y permiten búsquedas a través de interfaces de programación de aplicaciones,” lo que supone una clara mejora”. Sin embargo, “lamentamos que Google y Twitter no hayan sido capaces de formular y aplicar estrategias de detección y divulgación de anuncios temáticos, que pueden ser fuentes de debate público divisivo en las elecciones, por lo que son propicias a la desinformación”.

Con miras al período posterior a las elecciones europeas, las tecnológicas “deben ahora intensificar sus esfuerzos por ampliar la cooperación con los verificadores de hechos de todos los Estados miembros y capacitar a los usuarios y a la comunidad investigadora. En particular, las plataformas online deben poner en práctica su serie de compromisos en virtud del Código de buenas prácticas, sobre todo colaborando con los medios tradicionales para crear indicadores de transparencia y de fiabilidad de las fuentes de información, de modo que los usuarios dispongan de variada información pertinente y verificada”.

La UE también solicita una mayor cooperación “con la comunidad investigadora para determinar los conjuntos de datos pertinentes y acceder a ellos, lo que facilitaría una detección y un análisis mejores de las campañas de desinformación, el control adecuado de la aplicación y el impacto del Código, y la supervisión independiente del funcionamiento de los algoritmos, en beneficio de todos los ciudadanos.

Por último, tras las declaraciones de Microsoft en el sentido de que planea suscribir también el Código, “alentamos su empleo aún más amplio por las plataformas on line, los anunciantes y los gestores de redes publicitarias, de manera que sea aprovechado al máximo”.