Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La Unión Europea aprobará 'sin condiciones' la compra de Red Hat por IBM

  • Actualidad

IBM Red Hat

La Unión Europea va a aprobar sin condiciones la compra de Red Hat por parte de IBM, en una operación que está valorada en 34.000 millones de dólares y que fue anunciada a finales del pasado mes de octubre.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

La Unión Europea va a aprobar sin condiciones la compra de Red Hat por parte de IBM. Así lo asegura Reuters que cita fuentes familiarizadas con la operación. Será la semana que viene cuando se sepa si la Comisión Europea da finalmente luz verde a la tercera mayor adquisición del sector tecnológico hasta el momento y la más importante realizada por IBM.

La intención de IBM es continuar “construyendo y mejorando” las alianzas que mantiene Red Hat, entre las que se encuentran aquellas que mantiene con los principales proveedores cloud como son Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google Cloud, Alibaba, además de IBM Cloud. “Al mismo tiempo, Red Hat se beneficiará de la nube híbrida de IBM y la escala de TI empresarial para ayudar a expandir su cartera de tecnología de código abierto a empresas de todo el mundo”, tal y como destacó IBM en el comunicado en el que anunció la adquisición.  

Una vez que se complete la transacción, Red Hat se convertirá en una división de cloud híbrida de IBM y su CEO, Jim Whitehurst, se unirá al equipo de gestión senior de la firma, reportando directamente a Ginni Rometty, CEO de IBM.

Con esta compra, IBM y Red Hat quieren posibilitar que las empresas muevan sus infraestructuras a la cloud, apostando por ofrecer soluciones que permitan a los clientes mantener sus aplicaciones y datos seguros y móviles, independientemente de qué tecnología cloud adopten.