Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Día de la Mujer: paridad en las TIC, asignatura pendiente

  • Actualidad

Mujeres trabajando

Este domingo se celebra el Día Internacional de la Mujer, una jornada que revindica el papel de casi la mitad de la población mundial en su lucha por la igualdad, la participación y el empoderamiento en todos los ámbitos de la sociedad. A pesar de que se ha avanzado mucho, todavía queda bastante camino por recorrer para lograr la paridad, también en el sector tecnológico.

La ONU proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer en 1975 y, aunque se ha avanzado mucho desde ese año, todavía queda mucho camino por recorrer. No en vano, según el Global Gender GAP Report 2020 del Foro Económico Mundial, el tiempo que se tardará en cerrar la brecha de género es de casi 100 años (99,5).

El informe desvela que en cuestiones como la educación, la salud y la supervivencia “la paridad está mucho más cerca”, mientras que la participación económica “es el gran campo de batalla” (la brecha económica tardará 257 años en cerrarse). ¿Los motivos? Los bajos niveles de mujeres en puesto de dirección o liderazgo, el estancamiento de los salarios, la participación en la fuerza laboral y el nivel de renta.

Obviamente, la situación de la mujer varía dependiendo de la región a la que nos refiramos. En la UE, y según datos de la Comisión Europea, las mujeres tienen más problemas para acceder y permanecer en el mercado laboral que los hombres, ganan, de media, un 16% menos, y sólo representan el 8% de los puestos de alta dirección (CEO).

Eso sí, siete de los diez países que están a la cabeza en la paridad de género son europeos. Islandia sigue siendo la economía con mayor igualdad de género, seguida de Noruega, Finlandia, Suecia, Nicaragua, Nueva Zelanda, Irlanda, España (el país que más ha avanzado de Europa Occidental), Ruanda y Alemania.

“La igualdad de género es un principio básico de la Unión Europea, pero aún no es una realidad”, destaca Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. “En los negocios, la política y la sociedad en general, sólo podremos alcanzar nuestro máximo potencial si utilizamos todo nuestro talento y diversidad. No es bueno utilizar sólo a la mitad de la población, la mitad de las ideas o la mitad de la energía”.

La desigualdad en los empleos del futuro

Según el Foro Económico Mundial, uno de los mayores obstáculos para reducir la brecha de género económica es la escasa representación de la mujer en los trabajos emergentes.

El Libro Blanco de las Mujeres en el ámbito Tecnológico desvela que sólo el 30% de los siete millones de personas que trabajan en el sector TIC europeo son mujeres, porcentaje que baja al 24% si hablamos de España.  

A nivel global, un estudio de LinkedIn explica que la brecha es especialmente preocupante en segmentos como el cloud computing, donde sólo el 12% de los profesionales son mujeres; ingeniería, con un 15% de representación; o datos e inteligencia artificial, con un 26%.

Esto se puede deber a que las carreas conocidas como STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) no son las primeras opciones de las niñas y adolescentes. Un estudio de The Boston Group Consulting revela que casi la mitad de las estudiantes de estas carreras creen que la ciencia de datos es demasiado teórica y tienen un bajo impacto. ¿El resultado? Sólo el 25% de los profesionales STEM son mujeres, dato que baja a entre el 15% y el 22% en el segmento de ciencias de datos.

Estos porcentajes suponen una barrera para aprovechar el talento femenino, más si se tiene en cuenta que los profesionales relacionados con la analítica de datos, el desarrollo de tecnología, la ciberseguridad, el machine learning, la transformación cultural de las empresas y el FinOps serán los perfiles más demandados este año, según un estudio de Randstad Technologies.

Cuál es la solución

La solución pasa, según The Boston Group Consulting, por lograr que las empresas “acerquen y promuevan la ciencia de datos y la inteligencia artificial” a los intereses de las mujeres. Es decir, explicar cuál es verdadero impacto que estas carreras tienen en su futuro profesional y en el desarrollo de la sociedad.

Impulsar los contenidos curriculares relacionados con las carreras STEM en la educación primaria y secundaria, con el fin fomentar el interés de las niñas por estas disciplinas, y reducir la brecha salarial son otros puntos en los que se tiene que trabajar. DigitalES afirma que, en España, aunque las mujeres que trabajan en el sector tecnológico ganan un 3,1% más que las que desempeñan sus carreras profesionales en otros sectores, perciben un 8,9% menos de sueldo que los hombres.

 “Para conseguir la paridad en el próximo decenio, en lugar de en dos siglos, es necesario movilizar recursos, enfocar en esa dirección la atención del liderazgo y lograr compromisos con el cumplimiento de los objetivos, tanto en el sector público como en el privado”, destaca Saadia Zahidi, directora del Centro para la Nueva Economía y Sociedad del Foro Económico Mundial. “Si se mantiene esta situación no se cerrará la brecha de género. Es preciso actuar para alcanzar el círculo virtuoso de la paridad que genera en las economías y sociedades”.