Europa da luz verde a la compra de Fitbit por parte de Google

  • Actualidad

Fitbit Blaze

La Unión Europea acaba de aprobar la adquisición de Fitbit por parte de Google. Así lo ha hecho saber la Comisión quien considera que los compromisos que ha adquirido Google aseguran la libre competencia en el mercado de wearables.

Recomendados: 

Planes flexibles para la compra de tecnología. Conoce ISIT de Sothis Webinar

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer 

La Comisión Europea acaba de aprobar la compra de Fitbit por parte de Google. En un comunicado, Margrethe Vestager, comisaria europea para la competencia, asegura que “aprobamos la adquisición de Fitbit por parte de Google debido a que los compromisos adquiridos garantizaran que el mercado de dispositivos portátiles y el incipiente espacio de salud digital continuarán siendo competitivos”.

Los compromisos de Google determinarán cómo el buscador “puede utilizar los datos de los usuarios con fines publicitarios, cómo se protegerá la interoperabilidad entre dispositivos de la competencia y Android y cómo los usuarios pueden continuar compartiendo datos de salud y de su estado físico si así lo desean”.

La decisión se ha adoptado tras analizar los resultados de la investigación que ha llevado a cabo la Unión Europea para valorar cómo Google va a combinar sus actividades con las de Fitbit y de qué manera va a utilizar Google los datos de los usuarios de Fitbit.

Google ha reiterado en más de una ocasión que la compra de Fitbit no está relacionada con los datos, sino que busca posicionarse en el mercado de hardware de wearables.

Apple lidera el mercado global de waerables con un 29,3% de cuota de mercado. Por detrás se sitúan Xiaomi, Samsung y Google, mientras que Fitbit acapara el 3%.

Valorada en 2.100 millones de dólares, la adquisición de Fitbit, anunciada el pasado mes de noviembre, no sólo ha preocupado a la Unión Europea. Las preocupaciones de Australia o Estados Unidos (ambos países han abierto investigaciones para conocer si este acuerdo vulnera sus respectivas legislaciones sobre competencia), se han centrado en la posibilidad de que Google pudiera acceder a información personal de salud de los usuarios, como el número de pasos diarios, la calidad de sueño, las calorías consumidas o la frecuencia cardiaca, y los utilizase para afianzar su motor de búsqueda y su negocio publicitario y dañase a sus competidores.