¿Por qué es clave integrar los sistemas?

  • Actualidad

colaboracion experiencia

En las empresas coexisten múltiples sistemas y tecnologías que tienen que interactuar entre sí y, por tanto, tienen que integrarse para obtener ventajas competitivas reales. Los expertos de Liferay han profundizado en cuáles son esos beneficios y los han clasificado en tres grandes bloques: reducción de costes, agilidad y experiencia de usuario mejorada.

Recomendados: 

Administración pública: afrontando la década digital Evento

La actualidad de los Fondos Next Generation EU y las oportunidades para el canal TI Webinar

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

La integración de sistemas es actualmente una de las actividades a las que más tiempo se dedica en el ámbito tecnológico y, a su vez, representa una de las mayores preocupaciones empresariales. “Desde responsables de negocio, directores de marketing o experiencia de cliente, personal de producto o de desarrollo, todos necesitan que las diferentes partes del ecosistema TI estén lo más actualizadas posible y que trabajen en sintonía para poder evolucionar al ritmo que requiere el día a día del negocio”, explican los especialistas de Liferay.

Entre las ventajas que se consiguen integrando los sistemas destacan los relacionados con reducir los costes, ganar en eficiencia y productividad y mejoras en el área de experiencia del cliente.

Los beneficios del primer bloque se derivan de dedicar menos recursos TI para que se puedan estar más orientados al desarrollo y mantenimiento de aplicaciones y sistemas vitales; de la mejora en el rendimiento de las aplicaciones y sistemas, y de la simplificación de los procesos, que hace que baje la necesidad de conocimiento especializado.

Los del segundo se obtienen de la conexión de sistemas y datos aislados, la eliminación de silos, al tener acceso a toda la información desde un punto único, y de la mayor capacidad de respuesta a las cambiantes necesidades empresariales actuales y futuras.

Las ventajas en el área de experiencia de usuario proceden de la simplificación y mejora de los procesos empresariales, de la facilidad de acceso a la información en UX unificadas y uniformes, beneficiando tanto al usuario interno como al usuario externo, y de la optimización de la gestión de los roles y responsabilidades, lo cual redunda en beneficios en la operativa.

“En el contexto actual, convulso y altamente competitivo y donde las expectativas de los clientes y consumidores no dejan de crecer, todos estos beneficios han hecho que la integración de sistemas gane cada vez un mayor protagonismo dentro de la estrategia de las organizaciones”, concluye la firma.