Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Big Data como ventaja competitiva para el sector retail: cuestiones clave

  • Big Data

retail

Según un informe de McKinsey, las empresas que son capaces de extraer información de los datos de sus consumidores superan a sus competidores en un 85% en crecimiento de ventas y un 25% en margen bruto. Por tanto, disponer de soluciones de análisis de grandes volúmenes de datos se ha convertido en una ventaja competitiva para el sector retail. Repasamos las claves para aprovechar Big Data en el mercado minorista.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Muchas compañías de retail aún no sacan partido a los datos por no saber ordenarlos y visualizarlos, para aplicarlos a sus estrategias de promoción y ventas, y eso que los estudios de diferentes consultoras confirman que supone una ventaja competitiva para las empresas que lo hacen. Sin ir más lejos, un informe de McKinsey indica  las empresas que son capaces de extraer información de los datos de sus consumidores superan a sus competidores en un 85% en crecimiento de ventas y un 25% en margen bruto.

La empresa francesa Toucan Toco, especialista en análisis y visualización de datos, ha identificado los puntos clave que debe tener en cuenta el sector retail para que un proyecto de Big Data tenga éxito:

- Acceso a los datos: tener un gran volumen de información en incontables bases de datos que nadie consulta no sirve de nada. Para un correcto uso de los datos, en primer lugar es necesario contar con un dashboard de control que permita a los gerentes, vendedores y otras partes implicadas un acceso diario y la correcta visualización de los datos que se necesiten, on y offline (comportamiento de los clientes, tasas de conversión, rendimiento de las diferentes tiendas, información de los productos…). Este debe contener un resumen de la actividad comercial, a corto y largo plazo, que permita conocer qué ha ocurrido y prever qué ocurrirá.

- Data Storytelling: de nada sirve contar con una exhaustiva fuente de datos si se guarda en un excel denso e imposible de interpretar. Entre otras cosas, porque los datos, correctamente ordenados, cuentan una historia. Estructurar, jerarquizar y presentar los datos de una forma accesible y visual permite extraer de forma sencilla conclusiones y trazar planes de actuación. Es importante que la información que maneja una compañía sea puesta en contexto y tenga un sentido para el negocio, ya que de lo contrario, perderá gran parte de su utilidad.

- Colaboración entre todos los actores implicados: contar con un punto de acceso único, en el que se crucen los datos de todas las divisiones permitirá a la compañía trazar una estrategia común entre todas las partes implicadas: compras, ventas, marketing, RRHH, etc. Una de las principales claves del correcto uso de los datos es garantizar la eficiencia de la compañía, haciendo que el trabajo de todos encaje y no se desperdicien recursos o se desconozca el impacto que están teniendo las acciones de promoción en las ventas, por ejemplo.

- Conocimiento de la competencia: mediante un correcto proceso y análisis del Big Data, el conocimiento del mercado y de los productos de un comercio será más completo, conociendo los canales y mercados en los que la marca está presente, pudiendo observar también cómo trabaja la competencia y reaccionar en consecuencia.

- Conocimiento de los clientes: el sector retail llega de forma masiva a los consumidores, por lo que la cantidad de clientes ganados y potenciales que debe monitorizar el comercio puede llegar a ser verdaderamente abrumadora. Sin embargo, esta es una de las auténticas claves del correcto uso del Big Data en el sector retail. Una buena gestión de los datos se traduce en un mayor entendimiento de los hábitos de compra de los clientes, porque se pueden crear recomendaciones basadas en su historial de compra, dando lugar a pedidos personalizados, así como en atraer a nuevos consumidores. Además, compras puede ajustar el stock en función del comportamiento de los consumidores según varíen sus gustos, hábitos de compra por horas, épocas del año, etc.