Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Si tu empresa está en la nube pública, puede reducir costes: claves para afrontar la crisis

  • Cloud

nube cloud

Las empresas que ya tienen su infraestructura en la cloud pública, pueden aprovecharse de su capacidad para adaptar los recursos en función de las necesidades y, por tanto, podrán bajar sus costes durante la pandemia. El modelo de precios variables les está permitiendo ahorrar entre un 20 y un 60%, dependiendo de una serie de parámetros. El especialista en AWS, Linke, ofrece las pistas de cómo hacerlo, además de cómo conseguir los recursos necesarios para trabajar en remoto de forma sencilla y rápida.

 

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Las empresas que tienen su infraestructura en la cloud pública podrían reducir sus costes hasta entre un 20 y un 60%. Fruto de la experiencia con sus clientes, la empresa de servicios, Linke, ha reunido una serie de consejos para reducir los costes ajustando la infraestructura y los sistemas a las necesidades de las compañías mientras dure la emergencia sanitaria.

La promesa de escalabilidad, agilidad y modelo de coste flexible es atractiva en tiempos de crecimiento, pero también tiene que servir para que las empresas puedan ajustar sus recursos en momentos de crisis, como la actual, que tiene graves implicaciones sanitarias pero también económicas.

Y, según Linke, el modelo no debería defraudar en este punto ya que, como explica, desde que estalló la crisis sanitaria y se decretó el estado de alarma, sus expertos  están ayudando a las organizaciones a reducir los costes de infraestructura, adaptándola a las nuevas necesidades empresariales. “Los departamentos de tecnología pueden reducir sus costes directos y ayudar a sus compañías durante esta situación de emergencia”, asegura Ricardo Casanovas, su jefe de tecnología.

A partir del trabajo que él y su equipo están realizando, la firma recomienda un análisis de su escenario de TI para poder “redimensionar” la infraestructura, es decir, con menos actividad empresarial, se reducen también las cargas de trabajo y algunos procesos son prescindibles. Por tanto, es momento de evaluar si es el momento de desconectar algunos servidores virtuales hasta que vuelvan a ser necesarios y, de esta forma, “disminuir el gasto asociado a aquellas infraestructuras que ahora estén infrautilizadas”, añade.

Su experiencia es sus clientes están ahorrando entre un 20 y un 60%, en función de su tamaño, las acciones emprendidas y las regiones en las que estén los recursos.

Cloud, para resolver rápido nuevas necesidades
La nube está permitiendo a muchas compañías adaptarse a la nueva forma de trabajo que impone la pandemia para mantener las operaciones de negocio. En este punto, el especialista en AWS ha identificado varios escenarios: creación de escritorios remotos en cuestión de horas, para que los empleados puedan conectarse y trabajar desde cualquier parte del mundo; configuración de VPNs, para tener a toda la plantilla trabajando en pocas horas; habilitar sistemas de videoconferencia, o desplegar call centers virtuales, para integrar tecnologías, como automatizaciones, chatbot o asistentes virtuales de voz, y ampliar la capacidad de atención de un call center, al poder redirigir llamadas para ser más eficientes.

En definitiva, la nube puede ayudar a los equipos de tecnología a ajustar su infraestructura a la nueva situación de la empresa y contribuir, así, a disminuir los gastos, pero también a poner en marcha servicios necesarios de forma rápida. “Especialistas como Linke, pueden ayudar a todas las empresas que necesiten de una respuesta rápida y que no hayan pensado en estas posibilidades”, concluye el jefe de tecnología de esta compañía.