Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

BMW quiere acelerar el desarrollo de los coches autónomos

  • Estrategias digitales

vehículo coche

La compañía acaba de firmar un acuerdo con DXC Technology para acelerar el desarrollo de vehículos sin conductor. En concreto, la tecnológica le proporcionará servicios para simplificar el análisis de los datos, y conseguir ciclos de pruebas más rápidos.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

DXC Technology dará soporte al desarrollo de vehículos autónomos de BMW a través de servicios que ayuden a simplificar el análisis de datos, así como el proceso de aprendizaje algorítmico para reducir el tiempo y coste de desarrollo.

La plataforma High Performance D3 del grupo BMW tiene capacidad para operar con su programa de desarrollo ya que recopila grandes cantidades de datos recogidos durante los viajes en carretera de la flota de pruebas que tiene en todo el mundo. Con la solución digital de DXC, los equipos de investigación y desarrollo de la multinacional podrán recoger, almacenar y gestionar los datos obtenidos en los sensores de dichos vehículos en cuestión de segundos, en lugar de días o semanas, como ocurría hasta ahora. De este modo, se lograrán ciclos de desarrollo de conducción autónoma más rápidos.

Con los servicios gestionados, cree que serán capaces de ampliar la solución para dar soporte a la siguiente etapa de la plataforma de conducción autónoma del Grupo BMW, que se encuentra en el centro de su estrategia NUMBER ONE > NEXT.

Para la compañía tecnológica, esta colaboración es importante ya que, en su opinión,  “los próximos cinco años serán cruciales, en la medida en la que la tecnología y los ecosistemas de partners continúen contribuyendo a revolucionar la industria de la automoción”, ha explicado Edward Ho, vicepresidente ejecutivo y director general de Offerings de DXC Technology.

DXC está impulsando la investigación y el desarrollo de la conducción autónoma mediante la aceleración de los ciclos de pruebas y de la actividad de ingeniería. Un ejemplo de esta capacidad es DXC Robotic Drive, que potencia el proceso de desarrollo de la conducción autónoma, desde la recopilación, almacenamiento y análisis de datos hasta el despliegue de conocimientos avanzados. Esta solución está disponible on-premise, en cloud o en entornos híbridos, lo que así que las cargas de trabajo puedan moverse fácilmente.

Además, según señala la firma, los ingenieros pueden también trabajar de manera colaborativa de forma ágil, independientemente de su ubicación geográfica.

Fruto de su apuesta por este mercado, DXC cuenta también con una red de Centros de Excelencia de la Automoción, donde sus socios y clientes colaboran, desarrollan y entregan proyectos de innovación para el sector del automóvil.