Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Diversificar y digitalizar, las grandes apuestas de las compañías petroleras españolas

  • Estrategias digitales

Petroleo

El grueso de la inversión de las petroleras españolas se irá a la diversificación de sus negocios, pero la principal prioridad estratégica es la transformación digital, según el informe 'Perspectivas España 2019', elaborado por KPMG y la CEOE.

El 80% de los directivos de empresas petroleras españolas dedicará el grueso de su inversión  este año a diversificar sus negocios, mientras que la transformación digital aparece como la principal prioridad estratégica para el 91%.

En lo referente a prioridades de inversión, además de las referidas a la diversificación de los negocios (80% de respuestas), los directivos del sector petrolero prevén desembolsos en herramientas tecnológicas y en eficiencia energética, con un 60% en ambos casos. En la misma línea de buscar nuevos negocios, el 64% de los directivos contempla aumentar su presencia internacional, siendo las geografías más mencionadas Marruecos y México.

Fruto de la incertidumbre que planea sobre este sector, sus directivos se muestran cautos y sólo un 63% de ellos confía en aumentar la facturación este año, frente al 69% de media de los directivos del resto de sectores que esperan aumentar ventas, lo que se traduce en que tan solo el 45% prevé incrementar plantillas.

En materia de prioridades estratégicas, el 91% sitúa la transformación digital en el primer puesto, seguida de la mencionada expansión y crecimiento internacional, que es señalada por el 55% de los encuestados. Las herramientas que elegirá el sector petrolero para la transformación digital serán fundamentalmente Data & Analytics, elegida por el cien por cien de los encuestados, seguida del Machine Learning, por el que apostará el 67%.

Al igual que sucede en muchos otros sectores de actividad, la regulación es uno de los principales riesgos que afectan a esta industria y así lo asegura el 73% de los directivos, frente a la media del 69% de directivos del resto, seguido de los posibles problemas geopolíticos, que es señalado por el 64%.

Para los próximos cinco años las cuestiones climáticas estarán en el centro de las preocupaciones de los directivos del sector, sobre todo las derivadas de las nuevas obligaciones emanadas de la Conferencia de París así como de los nuevos objetivos de política medioambiental aprobados por los países, tal y como lo aseguran el 70% de los encuestados, seguidas en el mismo porcentaje por la evolución que tenga el precio del petróleo y las materias primas, así como de las tensiones geopolíticas y la seguridad del suministro, también en un 70%.

En lo que respecta a previsiones relacionadas con la transición energética, el 70% los directivos coinciden mayoritariamente en que el porcentaje de coches eléctricos que se venderá en 2025 en España será ya de entre el 10 y el 25% (frente al 6% actual), aunque hay un 10% que va más allá y que cree que el porcentaje de coches alimentados con electricidad será de entre el 25 y el 50%.

En cuanto a las expectativas de evolución de la competencia, un 40% cree que se mantendrá en líneas generales la situación actual en términos de competidores, puntos de ventas y márgenes aunque, por el contrario, un 30% cree que la situación se mantendrá más o menos como está en la actualidad pero con una reducción de los márgenes.