Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las energéticas españolas aceleran su ritmo de transformación digital

  • Estrategias digitales

Bombilla

El sector de la energía en España quiere pasar rápido de un estado incipiente de transformación a uno más maduro. Esta 'ambición por lo digital' viene empujada por la presión de los operadores entrantes y por cómo están afectando a la cadena de valor los cambios tecnológicos, según el último Informe sobre Madurez Digital de Minsait.

Más sobre Transformación Digital 

Moderniza los servicios de RR.HH. y aumenta la satisfacción de tus empleados

SAP HANA Platform: despliega todo su potencial en tu negocio

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente 

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

NetOps conoce a DevOps. Estado de la automatización de red

Cómo implementar automatización DevOps y lograr una verdadera agilidad cloud

Sea por lo que sea, la transformación de este sector en España está ganando profundidad, y cuatro de cada cinco empresas energéticas está impulsando ya este proceso con formación interna y con la incorporación de nuevos perfiles digitales.

El informe de Minsait sostiene que el sector de las utilities se encuentra en una tendencia de viraje de su modelo tradicional, al incorporar en su propuesta de valor un impulso al proceso de digitalización y la diferenciación con nuevos servicios digitales dirigidos al cliente final, al tiempo que continúa gestionando su compleja red de infraestructuras. “Las energéticas parecen haber entendido el valor de la tecnología para lograr esta transformación y convertirla en una ventaja competitiva que ayude a hacer más eficientes las operaciones y ofrecer nuevos servicios a sus clientes. Además, una creciente presión de competencia y regulación aumenta su necesidad de diferenciarse de los competidores y elevar los márgenes comerciales”, subraya. 

El documento explica que, ante el reconocimiento de la necesidad de evolucionar el modelo, ya hay iniciativas encaminadas a aprovechar las posibilidades que ofrecen la personalización de la oferta mediante el análisis de big data, una oferta de servicios de eficiencia  energética y autoconsumo a través de Internet de las Cosas, así como la automatización de las operaciones para ser más eficientes. Cita también que “los acuerdos con proveedores tecnológicos innovadores podrían ayudar a la gran corporación energética española a posicionarse en el diseño de nuevos mercados a través de tecnologías como blockchain”.

En el esfuerzo transformador, según este trabajo, también están poniendo medios para lleva a cabo la transformación cultural necesaria, cuestión que preocupa. Las utilities coinciden en que es preciso reconvertir el talento interno a través de planes de formación específicos e incorporación de nuevos perfiles digitales. “Esta creencia pone de relieve el interés por fomentar una cultura orientada a la innovación, plasmada en los ya activos centros y programas de innovación internos”, dice el informe.

Por otro lado, también están considerando la introducción de tecnologías inteligencia artificial, análisis de datos o robótica para aumentar la automatización de las operaciones, al tiempo que ponen en marcha estrategias d mejora de la experiencia del cliente.

Concienciación sobre seguridad
Muchos de los activos del sector eléctrico son infraestructuras críticas y las energéticas españolas son conscientes de que se derivan de ellas altas necesidades de seguridad. Por ello, el sector es muy consciente de la importancia de la ciberseguridad en todas sus operaciones, en particular la securización de estas infraestructuras que le dan soporte. Para ello, se hace necesaria una mayor sensorización y necesidad de adopción de tecnología para operar estos activos.

“En el sector energético español ya existe un compromiso real y en ejecución hacia la securización, de modo que menos de un 10% de las empresas del sector carece de planes de contingencia o pólizas de ciberseguridad. Para ello, está siendo necesaria una inversión importante en recursos, tanto por parte de los players como del operador del sistema y del propio mercado”, concluye el informe.