Diez cambios en las prioridades del área de TI, con impacto en la oferta tecnológica

  • Estrategias digitales

transformacion banca

Las organizaciones de TI de las empresas van a tener que adaptarse a lo que IDC denomina "próxima normalidad", lo que implica cambios inmediatos en la demanda de tecnología. Los CIO tienen que responder a las nuevas prioridades de sus compañías tras las lecciones aprendidas de la pandemia, lo que modifica el rumbo de sus inversiones. La firma de análisis resume en diez puntos estos cambios de tendencia.

Recomendados: 

El dato: piedra angular de una experiencia customer-centric Webinar

Poniendo al ciudadano en el centro de las ciudades inteligentes Leer 

En los últimos días IDC ha publicado varios informes que nos dan las claves sobre cuáles serán las prioridades en la agencia de los CIOs en 2021 y el papel de la transformación digital en los presupuestos tecnológicos en los próximos años. Los especialistas de la firma también han profundizado en cómo va a responder el sector de TI al impacto devastador de la pandemia en el tejido empresarial.

La consultora parte de la premisa de que los efectos del coronavirus no han logrado desviar a las organizaciones de “su camino hacia un destino digital”, ya que es imperativo para garantizar la competitividad en el futuro y también poder entregar los productos y servicios a través de modelos digitales, cuya necesidad se ha evidenciado desde el inicio de la pandemia.

A nivel general, para tener éxito en este periodo de cambio, los CIO y la alta dirección de las compañías deben centrarse en tres áreas durante los próximos cinco años. A corto plazo, deben corregir cualquier deficiencia en los entornos de TI que se implementaron durante la respuesta inicial a la emergencia, y buscar oportunidades para aprovechar las nuevas tecnologías para obtener ventajas competitivas para el futuro. En este sentido, IDC cree que una gran parte de los ingresos empresariales en el futuro vendrán de la capacidad de respuesta, escalabilidad y resiliencia de su infraestructura, sus aplicaciones y sus recursos de datos.

De forma resumida, estas son las diez predicciones de IDC sobre las prioridades de los departamentos de TI que, obviamente, tendrán su impacto en la oferta del sector tecnológico:  

1. Se acelera la transición hacia la nube. A finales de 2021, debido a las lecciones aprendidas, el 80% de las empresas habrán implementado un mecanismo de cambio hacia una infraestructura y unas aplicaciones centradas en la nube. Se producirá dos veces más rápido que lo previsto antes de la pandemia porque los CIO deben acelerar la transición a un modelo de TI que tiene su base en cloud para hacer que sus compañías sean competitivas y que sean digitalmente resilientes.

2. Edge se convierte en máxima prioridad. Hasta 2023, las reacciones a los cambios en la fuerza laboral y las prácticas operativas durante la pandemia serán los aceleradores dominantes del 80% de las inversiones impulsadas por edge (informática en el borde) y los cambios en el modelo comercial en la mayoría de las sectores. La necesidad de entregar infraestructura, aplicaciones y recursos de datos a ubicaciones de borde estimulará la adopción de nuevas soluciones de red y edge centradas en la nube que permitan respuestas más rápidas a las necesidades comerciales actuales. Esto contribuirá a impulsar la resiliencia digital a largo plazo, así como escalar los negocios y garantizar una mayor flexibilidad operativa empresarial.

3. El puesto de trabajo digital e inteligente. Para 2023, el 75% de las empresas del G2000 (la lista Forbes de las mayores empresas privadas) se volcarán en ofrecer paridad técnica a una fuerza laboral híbrida por diseño, en lugar de por circunstancias. La idea es que los empleados puedan trabajar juntos en tiempo real estando separados. El resultado será una fuerza laboral más colaborativa, informada y productiva.

4. El legado tecnológico de la pandemia. Hasta 2023, hacer frente a la deuda técnica acumulada durante la pandemia marcará la labor 70% de los CIO, lo que provocará estrés financiero, un arrastre inercial a la agilidad de TI y migraciones de "marcha forzada" a la nube. Los responsables de TI buscarán oportunidades para diseñar plataformas digitales que modernicen y racionalicen la infraestructura y las aplicaciones, al mismo tiempo que ofrecen capacidades flexibles para crear y ofrecer nuevos productos, servicios y experiencias a los trabajadores y clientes.

5. La resiliencia es fundamental para la ‘próxima normalidad’. En 2022, las empresas querrán avanzar hacia servicios que permitan responder a las nuevas condiciones un 50% más rápido. Aprovechar las capacidades digitales será esencial para mantener operaciones comerciales sin problemas y adaptarse rápidamente a los cambios.

6. Avance hacia las operaciones de TI autónomas. Para 2023, un ecosistema de nube emergente para extender el control de recursos y el análisis en tiempo real será la plataforma subyazca en todas las iniciativas de automatización empresarial y de TI en cualquier lugar y lugar. El logro de estos objetivos requerirá una integración agresiva de la capacidad de análisis, procedentes de tecnologías de inteligencia artificial y machine learning, lo que dará lugar a una infraestructura autónoma consistente.

7. Expansión de la inteligencia artificial. Para 2023, una cuarta parte de las empresas de la lista G2000 habrá adquirido, al menos, una solución de software de inteligencia artificial para integrarla en sus productos y servicios, que se comercializarán por suscripción.

8. Revisión de las relaciones. Para 2024, el 80% de las empresas habrán revisado las relaciones con los proveedores y partners para ejecutar mejor las estrategias digitales.

9. La sostenibilidad ganará peso. Para 2025, el 90% de las empresas G2000 exigirán materiales reutilizables en las cadenas de suministro de hardware de TI para cumplir sus objetivos de neutralidad de carbono. A medida que TI asume una responsabilidad cada vez mayor para impulsar cambios positivos dentro de la organización, será aún más importante garantizar que los proveedores de TI compartan objetivos similares y ayuden a acelerar el progreso.

10. Las personas siguen importando. Hasta 2023, la mitad de la fuerza laboral híbrida de las empresas y los esfuerzos de automatización empresarial se retrasarán o fracasarán debido a la falta de inversión en la creación de equipos de TI/ Sec/DevOps con las habilidades y soluciones adecuadas. Para abordar la escasez de talento en desarrollo y análisis de datos, las empresas recurrirán a fuentes de talento flexibles, crowdsourcing y personal interno para satisfacer sus necesidades de desarrollo, automatización y análisis avanzado para, así, acelerar la innovación.