Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Investigación tecnológica contra el coronavirus

  • Opinión

Investigación

Los gigantes tecnológicos de Estados Unidos se han unido a la Casa Blanca en un grupo de trabajo para combatir el nuevo coronavirus, a medida que Silicon Valley intensifica sus esfuerzos para hacer frente a la pandemia.

Tribuna de opinión de Jorge Díaz-Cardiel, socio director de Advice Strategic Consultants

Las compañías TI más relevantes de USA, incluidas Facebook, Google, de Alphabet, Microsoft Corp. y Amazon.com, realizaron el domingo 15 de marzo una reunión de casi una hora con funcionarios de la Casa Blanca, incluido Michael Kratsios, director de tecnología de los EEUU. Según una persona presente en la reunión, el número de asistentes fue 45, representantes del más alto nivel de las empresas TI norteamericanas.

Entre los temas: cómo se podría diagnosticar a los ciudadanos sin visitar a un médico, y cómo las empresas podrían trabajar con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en sus principales prioridades, de acuerdo con una agenda establecida.

El Grupo de Trabajo de Tecnología e Investigación es parte de un amplio impulso por parte de compañías tecnológicas grandes y pequeñas en todo Silicon Valley para encontrar formas de resolver la miríada de problemas relacionados con la rápida propagación del coronavirus. Las compañías tecnológicas están compitiendo para descubrir todo, desde por qué tan rápido se está propagando el virus, hasta predecir cuántas camas de hospital estarán disponibles en un momento dado.

El grupo de trabajo comenzó hace aproximadamente dos semanas, pero sus esfuerzos han adquirido mayor urgencia en los últimos días, incluso después de una reunión que algunos ejecutivos de tecnología tuvieron con funcionarios de la Casa Blanca el miércoles, dicen estas personas. "Ya ha empeorado", dijo una de las personas involucradas en el esfuerzo. El grupo de trabajo es distinto del grupo de ejecutivos que habló la semana pasada con funcionarios de la Casa Blanca.

El presidente ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, quien en el pasado tuvo una relación difícil con el presidente Trump, es uno de los principales ejecutivos de tecnología que está en contacto con la Casa Blanca, seguramente porque va a recuperar la mitad del mayor contrato de cloud computing de la historia, primero otorgado a Microsoft y ahora dividido entre ambas compañías.

Silicon Valley empuja iniciativas contra coronavirus

Fuera de los esfuerzos del grupo de trabajo, Ron Conway, uno de los “business angels” más conocidos en Silicon Valley, ha estado pidiendo a los ejecutivos de tecnología, otros inversores y legisladores, que recauden dinero para la investigación y los esfuerzos de la comunidad científica, en particular los de la Universidad de California, San Francisco (UCSF), que está ejecutando un Fondo de Respuesta Covid-19, recaudando dinero para ampliar la capacidad de diagnóstico y pruebas, así como asegurando la vivienda necesaria para los pacientes.

"Estoy orgulloso de contribuir a este esfuerzo crítico junto con otros líderes tecnológicos que algún día salvarán millones de vidas aquí en los Estados Unidos y en todo el mundo", escribió el Conway en un discurso por correo electrónico. Dijo que hasta ahora ha recaudado alrededor de 5 millones de dólares en dos semanas.

Sam Altman, quien dirigió el famoso acelerador de startups Y-Combinator de Silicon Valley, publicó en Twitter y su blog el domingo 15 de marzo diciendo que quiere financiar más empresas nuevas que ayuden a combatir el virus porque "es básicamente lo único que sé hacer que puede ayudar. "

Altman publicó una hoja de cálculo en la que otros podían escribir sus ideas de nuevas empresas para financiar y rápidamente incluyeron más de tres docenas de compañías.

"Silicon Valley ha querido que el gobierno tome esto en serio por un tiempo", dice Altman. “Todavía pienso que una estrategia agresiva de contención sería genial. Pero dado que eso no sucedió lo suficientemente rápido, debemos pensar en el Plan B ".

Una de las compañías en las que invirtió Altman esta semana es Helix Nanotechnologies Inc., con sede en Cambridge, Massachusetts. Durante los últimos dos años ha estado trabajando en una nueva vacuna contra el cáncer, pero el martes el equipo se reunió por videoconferencia y decidió usar la tecnología que están desarrollando para combatir el coronavirus, como están haciendo en España La Caixa a través de IrsiCaixa, tras su investigación en la lucha contra el sida y la Clínica Universidad de Navarra a raíz de sus décadas de experiencia en la investigación para combatir el cáncer.

Las vacunas tardan un tiempo en desarrollarse y esperan poder crear una que combata las diferentes mutaciones del coronavirus que podrían surgir el próximo año. Para ayudar a acelerar el nuevo esfuerzo, Altman y otros patrocinadores anteriores de la compañía están invirtiendo más dinero, dijo Hannu Rajaniemi, cofundador y CEO de Helix: “¿Qué pasa con el Covid-19 estacional que vuelve cada año y que puede ser mucho más letal? Necesitamos protección a largo plazo”.

Parte de los esfuerzos del sector tecnológico proviene de la frustración de algunos ejecutivos sobre la lentitud del gobierno de los Estados Unidos para reaccionar, o la irritación por lo aparentemente al azar que han tenido lugar algunas acciones para combatir el virus en todo el país.

Navegar por las complejidades de las grandes empresas tecnológicas también puede ser un desafío. El esfuerzo de la fuerza de trabajo fue provocado en parte por Josh Mendelsohn, socio gerente de Hangar Ventures, una firma de capital de riesgo con sede en Nueva York. Mendelsohn había trabajado anteriormente en Google, gestionando su equipo de respuesta a desastres.

La respuesta de la industria TIC también sigue a una conferencia de prensa del viernes 13 de marzo en la que Trump pareció exagerar una iniciativa de Google para construir un sitio web que ampliaría las pruebas para detectar el virus. Dijo que el gigante de la búsqueda tenía 1.700 ingenieros trabajando en el proyecto y que habían hecho "un progreso tremendo".

Los comentarios del presidente llevaron a una confusión generalizada dentro de Google, dijeron los empleados, donde los ingenieros hicieron publicaciones burlonas en los tableros de mensajes internos sobre el proyecto y las promesas de Trump.

En realidad, la unidad Alphabet Verily de Google se encuentra en las primeras etapas de un proyecto piloto en conjunción con las autoridades de California para ayudar a establecer sitios de prueba en el Área de la Bahía de San Francisco y construir una herramienta online para aumentar la detección y pruebas para personas con alto riesgo, según una publicación del CEO de Alphabet, Sundar Pichai en su blog, el pasado domingo 15 de marzo.

Investigación en España

En España, hemos visto cómo empresas tecnológicas (Microsoft, por boca de su director de comunicación y desarrollo corporativo, Carlos de la Iglesia) prometen compromiso con la sociedad española en la lucha contra coronavirus. Y Telefónica ofrece 30GB gratis de datos a sus clientes de Movistar Fusión, cada mes durante dos meses. Se supone que las infraestructuras de telecomunicaciones (la fibra óptica de Telefónica, mayor que la tendida en el resto de los países europeos juntos; la inalámbrica de Cellnex Telecom, líder europeo por número de torres y emplazamientos, etc) españolas deberían soportar el incremento de tráfico en la red que se está produciendo. Aunque esto no es lo más importante. A no ser que hablemos del intercambio de información médica entre científicos, investigadores y médicos.

La carrera contrarreloj por conseguir una vacuna contra coronavirus une, bajo el paraguas de la Fundación Bancaria La Caixa, a IrsiCaixa, de la Obra Social de La Caixa, al Centro Nacional de Supercomputación, al Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) y laboratorios (Merck) y Hospitales pioneros en investigación en la búsqueda de vacunas contra virus pandémicos.

El Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa es un instituto de referencia internacional, líder en la investigación para la erradicación del VIH/sida y las enfermedades relacionadas. La investigación que lleva a cabo afronta también otros retos de la biomedicina actual, como el estudio del microbioma o de las enfermedades infecciosas emergentes, como coronavirus: la supercomputación ayuda a la provisión de ingentes cantidades de datos.

La fundación IrsiCaixa mantiene una constante colaboración científica con los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), el Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) y la Universidad de Harvard, la Universidad de Oxford, el Instituto Médico Howard Hughes, el Instituto Pasteur de París, el Scripps Research Institute, el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Un fármaco para la malaria y la artritis reumatoide y un antiviral de los que se usan frente al VIH podrían ser un freno a los contagios de coronavirus. No pretende curar la enfermedad en su manifestación más grave, sino frenar los contagios de una forma sencilla y asequible. Y colaborar así en acortar el confinamiento. La propuesta llegó hace un par de semanas al Departamento de Salud de Cataluña por parte de Oriol Mitjà, el infectólogo que saltó a la fama al encontrar una solución factible para evitar el pian en Papúa Nueva Guinea, y Bonaventura Clotet, director de IrsiCaixa ( Fundación Bancaria La Caixa, a través de la Obra Social La Caixa) de la lucha contra el sida, en el hospital Germans Trias.

El ensayo se ha aceptado rápidamente por las partes implicadas, incluida la Agencia del Medicamento, y empezó el lunes 16 de marzo: lo van a probar 199 personas positivas al coronavirus, que tomarán el combinado durante siete días, y sólo el de la malaria un total de 2.850 contactos, durante 4 días.

El Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa es un instituto de referencia internacional, líder en la investigación para la erradicación del VIH/sida y enfermedades relacionadas. La investigación que lleva a cabo afronta también otros retos de la biomedicina actual, como el estudio del microbioma o de las enfermedades infecciosas emergentes, de ahí que esté investigando en la lucha contra coronavirus.

Es un modelo de investigación colaborativa, impulsado por la “Fundación Bancaria La Caixa” y el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña. IrsiCaixa se constituyó en 1995 como fundación privada sin ánimo de lucro y su director es el antes citado doctor Bonaventura Clotet, que también es presidente de la Fundación Lucha contra el Sida y jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol de Badalona.

IrsiCaixa está ubicado en el entorno de estas dos instituciones, lo que permite un modelo único de colaboración entre investigadores, profesionales asistenciales, pacientes y representantes de la comunidad. Esta transferencia de conocimiento entre los actores sociales implicados en permite aportar soluciones y facilitar los avances hacia la erradicación de la infección.

Cuántas veces nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena. Nos pusimos a buscar quién estaba, en España -en el caso que hubiera alguien, entidad pública o privada- investigando, para encontrar una vacuna, un medicamento contra coronavirus y contrarreloj. Puesto que nuestra especialidad es la economía y la empresa, y no la medicina, dimos con La Caixa porque “Fundación Bancaria La Caixa” es la entidad privada de España que más invierte en el avance de la investigación médica, con 42 millones de euros invertidos en 2019.

Ojalá que los esfuerzos del sector TIC y el de entidades que se dedican a la investigación médica, como IrsiCaixa de La Caixa para desarrollar vacunas contra el coronavirus den fruto y muy, muy, muy pronto. Nos jugamos mucho en vidas humanas, sufrimiento, dolor y otras consideraciones más allá de las emocionales, pero que, al largo plazo, tienen un impacto brutal, como una depresión económica como la de 1929 según nos apuntan los economistas norteamericanos más reputados.

Jorge Díaz-Cardiel. Socio director general de Advice Strategic Consultants. Economista, Sociólogo, Abogado, Historiador, Filósofo y Periodista. Ha sido Director General de Ipsos Public Affairs, Socio Director General de Brodeur Worldwide y de Porter Novelli International; director de ventas y marketing de Intel Corporation y Director de Relaciones con Inversores de Shandwick Consultants. Autor de miles de artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado una veintena de libros, sobre economía, innovación, digitalización y éxito empresarial. Es Premio Economía 1991 

TAGS Opinión