El gasto europeo en sistemas biométricos aumentará un 20% en 2022

  • Seguridad

biometria

Las empresas europeas aumentarán su gasto en sistemas biométricos este año un 20%, hasta los 3.300 millones de dólares. Según IDC, las experiencias del empleado, el control de acceso al lugar de trabajo y la gestión de la plantilla son los principales impulsores.

Los pronósticos de la firma de análisis son que las empresas europeas gastarán 3.300 millones de dólares en biometría en 2022, lo que representa un crecimiento del 20 % con respecto al año pasado. El gasto, además, seguirá aumentando en los próximos años y alcanzará los 6.100 millones en 2026, es decir, se incrementará a una tasa anual compuesta del 18% en cinco años.

Los analistas de IDC explican que el uso de la biometría es cada vez mayor por la necesidad empresarial de aumentar el rendimiento de los empleados y mejorar su experiencia, así como de innovar en el lugar de trabajo. La mayoría de las compañías europeas utilizarán el reconocimiento de huellas dactilares, faciales y de voz, que seguirán siendo las formas más populares de autenticación e identificación. Solo un número reducido de organizaciones utilizarán el análisis de la firma de caminar, la dinámica de pulsación de teclas, la geometría de la mano o el escaneo del iris, que son soluciones que solo se emplean en entornos muy concretos.

Aunque los consultores de la firma reconocen que la biometría se enfrenta a algunos retos, como los relacionados con la privacidad, seguridad y la posibilidad de sesgos, el 59% de las compañías utilizarán la tecnología en 2023, principalmente para reforzar la seguridad y gestionar a los empleados de forma más automatizada. El control de acceso a las instalaciones, la autenticación de los empleados para el acceso a los datos y la gestión del tiempo serán los casos de uso más populares.