La biometría gana terreno entre los métodos de pagos

  • Seguridad

Biometria movil pago

La aplicación de la Directiva Europea de Servicios de Pago (PSD2), así como el auge de los pagos sin contacto, ha sido un impulsor claro para el uso de la biometría en los medios de pago. La tecnología ha demostrado un índice de error inferior a los sistemas de lectura convencionales y tiempos de validación muy rápidos.

Recomendados: 

Customer Experience: Territorio Digital Leer

Identificación de ataques web Leer

Gestión de riesgos para la mejora de los planes de continuidad de negocio Leer

Según la fintech española especialista en soluciones para medios de pago, PaynoPain, la aplicación de la normativa PSD2, que exige la doble autenticación del usuario, así como la evolución positiva de los pagos sin contacto tras el inicio de la pandemia, han sido factores que han propiciado que la tecnología de identificación biométrica sea cada vez más utilizada entre los métodos de pago.

En su análisis PaynoPain destaca que estos sistemas han brindado múltiples ventajas a los usuarios, como mayor seguridad, rapidez en la operación o la multicanalidad, por lo que ya se encuentran en experimentación otras aplicaciones relacionadas con los métodos de pago. Por ejemplo, una plataforma en la que podamos pagar online mediante la identificación biométrica, sin necesidad de usar una tarjeta de crédito ni efectivo, reduciendo así posibles fraudes.

En esta línea, Jordi Nebot, su CEO, subraya que “esta tecnología ha demostrado un índice de error inferior a los sistemas de lectura convencionales y tiempos de validación muy rápidos porque no necesitaremos un soporte adicional, lo llevaremos integrado, lo que produce una alta calidad de experiencia de usuario. Su uso en los métodos de pago contiene proyectos muy ambiciosos como sistemas de lectura de las venas de la mano o el pago por reconocimiento de las venas oculares. Es, sin duda, un sistema a tener en cuenta para el futuro no muy lejano”.

Sin embargo, su incorporación puede presentar algunos obstáculos como la necesidad de incorporar nuevo hardware en el comercio físico o electrónico y la consecuente adaptación de las aplicaciones.